Relato: El camino a la luz


"Danzamos alrededor de un anillo y suponemos, pero el secreto reside en el centro y sabe."
Robert Frost, "El Universo"

El universo puede definirse simplificadamente como "Todo lo que existe, girando como una única cosa". Partiendo de eso, donde quiera que estemos, quedamos relegados a ocupar un espacio infinitamente pequeño respecto al resto del universo y sobre todo, a una distancia infinitamente grande del centro del universo.

Lo cierto es, que en el camino que recorremos en nuestro propio interior, descubrimos que nosotros individualmente somos el centro del universo que nos rodea, es decir, toda nuestra vida, lo que vemos, lo que sentimos, todo lo que nos acompaña en nuestro viaje, todo eso es nuestro universo relativo, un universo individual para cada persona.

Luego de descubrir que soy el centro de mi universo, el silencio interior que antes me llenaba de desesperanza, deja de ser una preocupación. La oscuridad que no me dejaba ver nada, se desvanece ante la gran cantidad de luz que emiten las estrellas que giran en torno a mi propio ser. Antes no podía verlas, mi mente no se enfocaba en que todo eso existía, solo me dejaba llevar por lo negativo de la oscuridad y silencio que llenaba mi interior.

Ahora descubrí el camino a la luz, la luz tan fuerte que no existe ningún problema en seguirla. Ese camino que lleva a cualquier parte, pero siempre a algo nuevo por descubrir. Probablemente algo bueno, depende lo que nos concentremos en encontrar.

Ya no existe oscuridad, es difícil creer que todo esto está en mi propio interior. Todo un universo se puede resumir en un espacio tan reducido como el interior de una persona. Creo que lo que nos pasa es que vemos lo que no debemos ver. Nos enfocamos en el problema y no en las miles de soluciones que puedan existir.

El silencio interior nos invade cuando dejamos de escuchar nuestros propios pensamientos. Perdemos el camino a la luz cuando nos concentramos en los lugares con oscuridad. En fin, vemos y escuchamos lo que queremos ver y escuchar. Todo está en nuestro interior y nosotros somos el centro de nuestro universo, por lo tanto, nosotros tenemos el poder de DECIDIR cómo hacemos girar lo que nos rodea.

Ahora estoy decidido a salir del abismo en que me hallaba, gracias a que pude descubrir que dentro de ese abismo que era mi propio interior, se encuentran tantas cosas que me brindan su luz y que siempre han girado a mi alrededor. He descubierto el camino a la luz y ya estoy en marcha. No sé a dónde me llevará, pero es mi viaje hacia conocer nuevas experiencias, hacia el destino, si existe tal cosa.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es como tu haz escoguido segir en este mundo
lleno de tantas cosa que iluminas con una sonrisa si lo haces de corazòn tu misma alma se convierte en una fuente de luz hacia los demas lleno de amor paz como libertan de expresar lo que màs amas en esta vidad ,,,,

Luduing Rodríguez dijo...

Gracias por el comentario, aunque no se a quien agradecer, por lo del anonimato, pero igual, gracias!

Es cierto lo que dices, llenamos nuestro universo de luz o de oscuridad según decidimos vivir. Cocechamos lo que sembramos y si brindamos luz a los demas, nos rodearemos de luz.

Un abrazo!

Publicar un comentario