¿Queremos cambiar el MUNDO?

Criticamos los envíos de cadenas de correo, que por lo general contribuyen indirectamente con los SPAMMERS, que luego nos van a llenar el buzón con correo basura. Sin embargo, recientemente alguien me envió en una de esas cadenas, un correo que me pareció tan digno de compartir, que decidí publicarlo en este Blog. Aunque por supuesto, no seguí enviándolo por correo para no alargar la cadena.

No sé quién es el autor de este aporte, por lo que no puedo darle el crédito a quien considero que bien merecido lo tiene. Si su autor leyera este artículo, le ruego que se comunique conmigo para hacerle especial mención y atribuirle tan valiosa contribución.

Lo que se expone a continuación, es una crítica al sistema que gobierna nuestras vidas. Está repleto de sarcasmos, pero a la vez es simple de interpretar.

"Es absurdo que todos pensemos que no se puede cambiar este sistema. En la historia de la humanidad todos los sistemas han dejado paso a otros. Somos nosotros los que mantenemos este sistema cumpliendo un contrato que jamás nos hemos parado a pensar.

En grandes líneas, éste es su contenido:

CLÁUSULA 1ª:
Yo acepto la búsqueda del confort como el fin supremo de la humanidad, y la acumulación de riquezas como el mayor logro en nuestra vida. Cuanto más infeliz sea, más  consumiré, y así contribuiré al buen funcionamiento del sistema.

CLÁUSULA 2ª:
Yo acepto que la investigación relacionada con mi salud esté en manos de empresas cuya única motivación es generar beneficios. No me preocupa que las farmacéuticas financien los congresos de medicina y que controlen así la información que les llega a mis médicos. Confío en la industria farmacéutica, y en gente como Donald Rumsfeld, accionista y ex presidente de la farmacéutica que desarrolló el Tamiflú. No creo que sean capaces de crear virus como el de la gripe A para forrarse de dinero.



CLÁUSULA 3ª:
Yo acepto dejar mi salario a los bancos para que ellos lo inviertan en aquellas actividades que más dinero generen, independientemente de su moralidad o de su impacto ambiental. Asumo que las inversiones más lucrativas son las  que explotan a los ciudadanos de los países en desarrollo y respaldo por completo estas actuaciones.

CLÁUSULA 4ª:
Yo acepto que las autoridades guarden todos los datos sobre mí que tengan. Confío en ellos y no me importa  llevar DNI con microchip, ni dar mi huella ocular al entrar en otro país, ni tener que enseñar el contenido de mi  ordenador en aeropuertos.



CLAÚSULA 5ª:
Yo acepto los paraísos fiscales para que ricos y delincuentes no paguen los impuestos que yo sí pago.


CLÁUSULA 6ª:
Yo acepto que los bancos internacionales presten mi dinero a países que quieren armarse para ir a la guerra, y que  puedan elegir dónde se libran las guerras. Soy consciente de que lo mejor es financiar a ambos bandos para que el conflicto dure el mayor tiempo posible, no sólo para ganar más dinero sino para luego puedan hacerse con sus recursos cuando no puedan devolver los créditos.

CLÁUSULA 7ª:
Yo acepto que la publicidad me cuente mentiras y que me haga desear cosas, que cuando consigo, me aportan poco.



CLÁUSULA 8ª:
Yo acepto que se guarden todos mis e-mails durante 5 años aunque yo los borre. Y que empresas como Yahoo den acceso a las cuentas a las autoridades chinas, permitiendo así detener a disidentes. Yo acepto la última tecnología descubierta que permite que los móviles puedan retransmitir lo que oyen aun cuando su dueño lo haya apagado. (Ojo: para evitarlo, quitad la batería)

CLAÚSULA 9ª:
Yo acepto que el poder esté en manos de las personas más ambiciosas y con menos escrúpulos.

CLÁUSULA 10ª:
Yo acepto que los partidos políticos aglutinen a lo peorcito del país y que cada 4 años me cuenten lo que saben que quiero oír, para llegar al poder.

CLÁUSULA 11ª:
Yo acepto que los medios de comunicación estén concentrados en las manos de grandes poderes económicos, puesto que sé que harán un buen uso de ellos. Acepto creerme sólo lo que los medios dicen y pensar que lo que se dice fuera de ellos son bulos para gente inculta y crédula. Yo acepto esta matriz en la que me han colocado para que no pueda ver la realidad de las cosas. Sé que lo hacen por mi bien.

CLÁUSULA 12ª:
Yo acepto que las noticias recopilen lo peor que ha pasado en el planeta ese día, para que me sienta impotente y piense que no hay nada que hacer. Sé que alimentar el miedo, la rabia y la desesperación es lo mejor que pueden hacer por nosotros porque creer que se puede cambiar algo es peligroso.

CLÁUSULA 13ª:
Yo acepto las versiones de los acontecimientos que me dan los medios y apoyo todas las divisiones entre seres humanos que me quieran contar los gobiernos. De esta forma podré focalizar mi cólera hacia los enemigos diseñados por ellos, y no me opondré a acciones bélicas que respondan a intereses político-ecónómicos.

CLÁUSULA 14ª:

Yo acepto que se condene a muerte al prójimo, y se nos aliente a acabar con él, siempre que su gobierno haya sido declarado por el nuestro como su enemigo.

CLÁUSULA 15ª:
Yo acepto que se desechen toneladas de comida para que no bajen los precios internacionales. Me parece mejor que ofrecérselos a los cientos de miles de personas mueren de hambre cada año.

CLÁUSULA 16ª:

Me parece bien que haya países como Haití, donde a falta de otra cosa, comen galletas hechas con tierra. Como todos somos egoístas, estoy convencido de que en el fondo todos estamos de acuerdo con esta situación.



CLÁUSULA 17ª:
Yo acepto que…
     - la felicidad es confort
     - el amor es sexo
     - Y la libertad es tener dinero para poder satisfacer todos mis deseos.

CLÁUSULA 18ª:
Yo acepto que se hagan guerras por motivaciones económicas como el petróleo, reactivar la economía o dar salida a los stocks de armas obsoletas (Como Afganistán, por ejemplo). Hay que hacer lo que sea para mantener el sistema en marcha, porque es sin duda el mejor de los posibles.

CLÁUSULA 19ª:
Yo acepto comer carne bovina tratada con hormonas sin que exista obligación legal de indicarlo en ninguna etiqueta. Yo acepto servir de cobaya y comer carne de animales engordados con piensos transgénicos, para comprobar si aparece alguna anomalía en nuestra especie a largo plazo.

CLÁUSULA 20ª:
Yo acepto que los vegetales que ingiero hayan recibido pesticidas y herbicidas tóxicos para mi salud, siempre que no usen demasiado. Yo acepto que se utilicen todo tipo de aditivos químicos en mi alimentación, puesto que estoy convencido de que si los añaden, es porque saben que no tiene ninguna consecuencia a largo plazo.

CLÁUSULA 21ª:
Yo acepto que los transgénicos se expandan por todo el planeta, y que las multinacionales agroalimentarias que patentan seres vivos acumulen ingentes dividendos por ellos y controlen la agricultura mundial. Estoy convencido de que es moral especular con el precio de los alimentos, como se ha hecho con la vivienda, porque el sistema de mercado garantiza que los recursos se distribuyan de forma eficiente.

CLÁUSULA 22ª:
Yo acepto pagar el precio más bajo posible por la carne de los animales que compro, por lo que me parece bien que los traten mal, con tal de abaratar su carne. Al fin y al cabo somos una especie superior. En consecuencia, si viniese otra especie superior de otro planeta, me parecería lógico que hiciesen lo mismo con nosotros.

CLÁUSULA 23ª:
Yo acepto la política de «revolting doors» (puertas giratorias). Sé que los directivos de organismos internacionales como la OMS, la OIT, el FMI y el Banco Mundial son ex-empleados de grandes corporaciones, que saben que «portándose bien» volverán a esas corporaciones al año siguiente ganando cantidades astronómicas.


CLÁUSULA 24ª:
Yo acepto la hegemonía del petróleo en la economía, a pesar de ser una energía costosa y contaminante, y estoy de acuerdo en impedir cualquier tentativa de sustitución, puesto que la implantación de los métodos de energía libre ya descubiertos y silenciados serían una catástrofe para el sistema.


CLÁUSULA 25ª:
Yo acepto que el valor de una persona dependa de su capacidad para generar dinero y de si aparece o no en la tele. Tomaré como mis referentes personales las personas que aparecen en la televisión, e intentaré ser como ellos.

CLÁUSULA 26ª:
Yo acepto que se paguen fortunas a deportistas y a actores, para convertirlos en nuestros modelos a imitar. Me parece totalmente lógico que se pague muy poco a los profesores que se encargan de formar a las generaciones futuras.

CLÁUSULA 27ª:
Yo acepto que las multinacionales no apliquen las conquistas sociales de occidente en los países desfavorecidos. Apoyo que haya niños trabajando, con tal de que los productos que compro tengan el precio más bajo posible.

CLÁUSULA 28ª:
Yo acepto que los mayores sean considerados un estorbo y no sean nunca nuestro modelo, puesto que como civilización más avanzada del planeta (y del universo, ya que es imposible que existan más) sabemos que la experiencia no tiene ningún valor.

CLÁUSULA 29ª:
Yo acepto la competencia como base de nuestro sistema, aun cuando soy consciente de que este funcionamiento engendra frustración y cólera para la mayoría.  Sustituir la competencia por la colaboración sería un error.

CLÁUSULA 30ª:
Yo acepto usar aquello más valioso que tengo, mi tiempo, en hacer un trabajo que no me gusta, para poder comprar muchas cosas con las que evadirme de esta vida tan vacía que llevo.

CLÁUSULA 31ª:
Yo acepto la destrucción de los bosques y la desaparición de especies naturales. Me parece lógico contaminar y dispersar al aire venenos químicos, así como enterrar residuos radioactivos que no estarían a salvo de un gran terremoto.

CLÁUSULA 32ª:
Aunque nuestra historia está plagada de conspiraciones políticas y políticos ambiciosos, yo acepto que ahora todo ha cambiado y que nuestros dirigentes sólo buscan nuestro bien. Las organizaciones secretas de políticos y grandes magnates como el club Bilderberg, la Trilateral o el Comité de los 300 no existen y nadie está  intentando establecer un gobierno mundial a través de los organismos internacionales.

CLÁUSULA 33ª:
Yo acepto que el sistema actual es el mejor de los posibles. Se ha pasado la época de los grandes ideales. En el mundo deben mandar las personas sensatas y  realistas que cuidan por mantener el sistema. Tengo miedo de que las cosas cambien porque los soñadores sólo traen problemas e inestabilidad.

CLÁUSULA 34ª:
Yo acepto esta situación y admito que ni yo ni nadie puede hacer nada para cambiarla.

CLÁUSULA 35ª:
Yo acepto no hacer preguntas, cerrar los ojos a esto y no oponerme a nada, puesto que estoy suficientemente ocupado con mis propios problemas. Yo acepto  incluso defender este contrato con mi vida, puesto que tengo miedo al cambio.

CLÁUSULA 36ª:
Yo acepto ser una pieza de un sistema, adaptarme a él y enseñar a mis hijos a adaptarse a él. Mi prioridad es mantenerme en el sistema y nunca me cuestionaré si me permite o no ser feliz.


ESTARÁS PENSANDO QUE SON TEMAS DEMASIADO GRANDES Y QUE NO PUEDES HACER NADA…
PERO REALMENTE TENEMOS TODO EL PODER PORQUE SOMOS NOSOTROS LOS QUE ESTAMOS MANTENIENDO ESTE SISTEMA. EN ESTE MUNDO MOVIDO POR EL  DINERO, CADA GASTO QUE HACES ES UN VOTO POR MANTENER EL SISTEMA O CAMBIARLO.

PARA CADA UNO DE LOS PROBLEMAS EXPUESTOS HAY INICIATIVAS EN CURSO. SIN TENER QUE CAMBIAR DE VIDA, PODEMOS REORIENTAR NUESTROS GASTOS  HACIA LAS INICIATIVAS QUE CORRIGEN ESTOS PROBLEMAS.

ANTES O DESPUÉS, EL CAMBIO ES INEVITABLE.

SÓLO PODEMOS ELEGIR ENTRE HACERLO PRONTO Y NO SUFRIR O HACERLO MÁS TARDE SUFRIENDO.
ATT. TU OTRO YO
"

Hasta aquí la majestuosa recopilación de cláusulas capitalistas, expuestas de forma muy amena y sarcástica.

Quiero agradecer especialmente a Jacinto Cuesta Tijero (España), quien fué el responsable que esta información llegara a mi poder y así yo poder compartirla con ustedes.

Espero que os gustara esta especie de "Contrato con el Capitalismo", el cual ya casi todos firmamos y vivimos sin siquiera saberlo. También espero que lo interpretaron correctamente y que han entendido que el PODER DEL CAMBIO está en la decisión de cada uno de nosotros por separado, y que para cambiar el mundo, empezamos por cambiar nosotros mismos, que en conjunto, somos EL MUNDO.

Sigamos entendiendo como funciona el sistema y vamos a decidirnos a cambiar nuestra mentalidad, enfocándonos en un futuro mejor para nuestros hijos, donde la vida (animal y vegetal) sea lo mas importante y el dinero represente solamente un medio o una via de intercambio, pero no el objetivo de nuestras vidas.

Mas allá de las paredes, muros, edificios y los productos del mercado, ¡Existe un MUNDO MARAVILLOSO! Usemos el Sentido Común y decidámonos a descubrirlo.





El Fin del Mundo


"y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento."
(Apocalipsis, Cap. 6 Vers. 13)

Hace ya muchos años cuando se empezó a hablar y discutir acerca del fin del mundo y cómo sería ese fin, incluso desde la biblia, en el Apocalipsis ya estaba contemplado el final de nuestro mundo. Pero ¿realmente de que se trata todo esto?

Hace muchos años, escuchaba que el fin del mundo sería en el 1999, ya que de esa numeración, si se invertía se obtenía el "666", conocido bíblicamente como el número de la bestia. Sin embargo, al acercarse esa fecha, "pospusieron" el fin del mundo para el 2000. Así llegó el 2000 y se siguió posponiendo, para siempre tener tema de que hablar.

Al parecer muchos lucran con estas profecías, pues parece un tema que infunde temor en la gente y es evidente que la gente atemorizada es altamente susceptible de pagar o comprar cualquier cosa que los alivie de su temor. Aparte de eso, demasiadas personas están inconformes con su realidad y sienten la necesidad de conocer mas allá de la verdad que les es revelada, por eso cada vez que se tocan temas como este, se despierta un gran interés.

Antes de hablar del futuro, hablemos del pasado, preguntándonos si el fin del mundo realmente ya ocurrió, tal como se narra en la época de Noé. La verdad es dificil exponer este caso y mantener la objetividad, pues la historia del Arca está cargada de informaciones que no hay manera de hacerlas encajar, aunque alguien me dirá que lo que resulta IMPOSIBLE para el hombre, es POSIBLE para Dios. Así que supongo que mejor dejo que cada uno lea e interprete esa historia con su propio criterio, para no pecar de "rebelde".

Volviendo al presente, pero pensando en el futuro, ahora se habla mucho del Fin del Mundo, esta vez, no según la biblia, sino, según el Calendario Maya, el cuál indica que el 21 de diciembre de 2012, además de ser el fin de su calendario, es el fin del quinto mundo (según los Maya llamaron al período que vive la humanidad actualmente). Este final de período provocaría un gran cambio en la humanidad. (Extraído de Wikipedia)

Basándose en esta nueva fecha para el fin del mundo, recientemente se estrenó una película que lleva por nombre precisamente "2012" y que muestra como sería ese tan debatido Apocalipsis en la tierra.

Escena de la película 2012 en lo que sería Las Vegas

¿Será 2012 la fecha definitiva? Pues me parece que para fines comerciales, esta vez hubo que recurrir a una fecha cercana, pues 1999 y 2000 fueron fechas que se propusieron muchas décadas atrás, pero con el pasar de los años, nos vamos volviendo mas despiertos y menos atolondrados, por eso, prometer cosas para un futuro lejano pierde bastante credibilidad. Utilizar una fecha cercana, además hace que resulte más práctico en tiempos de crisis globales que afectan a los grandes países capitalistas que controlan el mundo que conocemos.

Tal como podemos ver en los documentales, una de las causas mas probables para el fin de nuestro mundo, es la ambición y el abuso de poder de las potencias mundiales, que nunca sacian su sed de poder y esa necesidad de tener control absoluto sobre sus rivales, lo cuál los ha llevado a la creación de bombas atómicas y nucleares capaces de erradicar la raza humana por completo.

Siempre está latente la visita de un meteorito, la erupción de un supervolcán, una invasión extraterrestre, una plaga global y muchas posibles causas que nos lleven a nuestro fin absoluto, sin embargo, de entre todas, la mano del hombre siempre es la que se lleva el mayor porcentaje de probabilidades, sea por el uso de sus armas devastadoras, o sea por la irresponsabilidad con la que tratamos a nuestro planeta. Sea cual sea el caso, y aunque suene muy tajante, creo que si provocamos nuestro final, sería algo que tenemos muy merecido.

La pregunta que finalmente deja abierta el Sentido Común, para mí no es si el 21 de diciembre de 2012 será nuestro fin, sino, Cuando llegue esa fecha,

¿Cuál será la siguiente fecha para profetizar el fin del mundo y seguir lucrando con la ingenuidad y falta de sentido común?


Estrés: Mental y Mortal

"El estrés es un increíble mecanismo de adaptación que nos permite enfrentar situaciones de emergencia, usando la capacidad de reacción inmediata de nuestro cuerpo. Frente a una emergencia (real o imaginaria) un complejo sistema en cascada de neurotransmisores y hormonas se liberan en respuesta al estrés, resultando en un alerta mental y físico que nos permite resolver la situación. Esto es bueno.

Una vez pasada la emergencia, otro mecanismo ordena la necesidad de volver a la normalidad para reponer el desgaste producido. El estrés crónico resulta de la incapacidad de volver al sistema celular a su estado normal de funcionamiento. Esto genera un desgaste permanente y un envejecimiento precoz. Los neurotransmisores y las hormonas están en estado de distrés. Esto es malo."
HARMONIA, Anti Age Institute

El estrés es un tema que escuchamos casi todos los dias en cualquier parte, sobre todo los que estamos confinados al encierro de una oficina laboral.

Pero aunque escuchamos tanto esa palabra, ¿sabemos las consecuencias? ¡Normalmente NO!

El estrés causa el envejecimiento precoz, tal como se menciona en la cita al inicio de este artículo. Pero ese es solo uno de los tantos males que lo rodean. La cantidad de enfermedades originadas por situaciones de estrés es tremendamente alarmante. De hecho, quienes están sometidos a situaciones constantes de presión, notarán que terminan padeciendo alguna complicación cardíaca, como arritmia, taquicardia, problemas de presión sanguínea, por mencionar algunos.

Según un experimento que ví en un documental, se hicieron pruebas con cerdos de pocas semanas de nacidos y algunos cerdos fueron alejados de su madre antes de tiempo, lo cual se sabe que les dispara el nivel de estrés, mientras que los otros cerdos fueron alejados a su tiempo justo, para no ponerlos estresados. El resultado de todas las pruebas, fué que los que no estaban bajo estrés utilizaban un nivel de inteligencia y resolvían los problemas de las pruebas de manera rápida y óptima, mientras que los que estaban estresados, no lograban resolver las pruebas.

Se considera que el estrés afecta nuestra capacidad cerebral de manera muy similar a lo ocurrido con los cerdos, por lo que el estrés debe ser algo que veamos con mayor importancia de la que realmente le damos.

Muchas personas piensan que pueden eliminar los malos efectos con un masaje relajante, con unos tragos, con antidepresivos, con un par de días en un resort, etc., pero lo cierto es, que esas "soluciones" solo sirven para aliviar los efectos que se resienten físicamente en los músculos y que NO es lo que nos causa males mayores.

El estrés mental nos evita pensar con claridad y tomar decisiones adecuadas, pero no se trata de algo MENTAL, se trata de algo MORTAL que puede llevarnos a las peores consecuencias.

Hace 6 años, un ser muy querdido por mí, quien vivía en condiciones constantes de estrés, enfermó de Amiloidosis Primaria, una enfermedad caracterizada por una producción anormal de anticuerpos por parte de un tipo de células inmunitarias llamadas células plasmáticas. Esta enfermedad es tan poco común que la mayoria de doctores que pudimos consultar entonces, solo la habían conocido por libros, pero nunca en un caso práctico. Dado lo anterior, los tratamientos que estaban disponibles eran experimentales y sin resultados concluyentes.

Esta enfermedad es una especie de cáncer por su manera de actuar, similar a la Leucemia. Fueron momentos muy dificiles para quienes tuvimos que presenciarlo, sin mencionar la incomodidad de someterse a un tratamiento experimental sin espectativas claras.

Toda una junta de doctores de un importante hospital, no podían concluir las causas reales de la enfermedad y mucho menos curarla. Consultaban otros hospitales de la región e incluso de todo el país, sin conseguir resultados positivos. Finalmente, la enfermedad culminó en el lamentable deceso.

Intentando encontrar consuelo, investigué lo mas posible sobre lo que pudiese causar esta enfermedad y aunque no es un hecho científicamente comprobado, el principal candidato para la causa es el ESTRÉS. Entre los males que causó en esta persona, estuvo la insuficiencia renal, provocada por el exceso de una proteína que llegaba a los riñones y que estos no podian filtrar completamente y cada vez eran menos capaces de realizar sus funciones normales.

Expongo lo anterior, aunque sea doloroso para mí el simple hecho de volver a imaginarlo, porque realmente quiero que HAGAN CONCIENCIA, que sepan que el estrés es algo mucho mas importante y peligroso de lo que piensan y que realmente debemos plantearnos cambiar nuestro estilo de vida, pues de lo contrario, aparte de vivir una vida sin propósito, también podríamos terminar nuestras vidas antes de tiempo o llegar a un final lleno de complicaciones de salud.



Matrix de la "vida real"



Hace diez años llegó a todas partes la película "The Matrix", la cuál fue todo un éxito de taquillas debido a la utilización de técnicas innovadoras en efectos especiales, buena dirección y un concepto totalmente interesante: "No vivimos en el mundo real, sino en el mundo que han puesto ante nuestros ojos".

Esto supuso la representación en pantalla de una filosofía que abarca los aspectos mas intrincados de nuestras vidas en lo que conocemos como la "sociedad moderna".

No vamos a describir realmente la película ni su argumento, pues quien no la haya visto, estaría viviendo muy alejado del cine y la TV, lo cual no tiene absolutamente nada de malo, pero no podría parecerle sensato nada de lo que aquí vamos a exponer o expresar.

En la película vimos como Neo descubre que todo el mundo como lo conocía, era una farsa y que nada de lo que pensó haber vivido era real, que toda su vida estuvo preso en una cápsula, sin moverse, sin ver ni hacer nada. Toda su realidad era lo que su cerebro recibía desde la Matrix. Recordamos cuando el pregunta: "¿Esto es real?" a lo que Morfeo le responde:

"¿Qué es real? ¿Cómo defines real? Si hablas de lo que puedes sentir, lo que puedes oler, probar, ver… Real son impulsos eléctricos que tu cerebro interpreta".

Pues ciertamente, la realidad que percibimos es simplemente eso, pulsos eléctricos que nuestro cerebro interpreta. Cuando tocamos algo, no lo sentimos porque lo vemos, sino, porque nuestros cuerpo pasa la información que reciben los estímulos, a través del sistema nervioso hasta llegar al cerebro, entonces el cerebro procesa esa información y nos indica, por ejemplo, que lo que tocamos es un vaso. Sin embargo, personas con trastornos cerebrales reciben informaciones incorrectas y al tocar algo, su cerebro les indica que tocan algo totalmente distinto. Eso demuestra que lo que entendemos por "Real" es simplemente lo que nuestro cerebro logre interpretar, así que ciertamente, sí podríamos estar en una realidad falsa y nunca nos daríamos cuenta. Pero sé que la propia idea puede resultar demasiado fantasiosa y exagerada, claro sin descartar que dentro de lo improbable, es técnicamente POSIBLE.

¡NO HAY CUCHARA!
Esta frase es una de las que queda inmortalizada en esta película. La analogía es que cuando Neo intenta doblar la cuchara con su mente, no consigue hacerlo mientras piensa que la cuchara en verdad existe, pero al asumir que la cuchara es solo una interpretación inducida en su propia mente, solo tiene que concentrarse en manejar su mente y ver como la cuchara se puede doblar fácilmente porque su mente tiene la capacidad de imaginarla como el desee.

Con todo y tratarse de ciencia ficción, en esta película profundizaron mucho en cada tema, incluyendo filosofía, religión y estudios sobre distintas culturas y modos de vida.

¿Matrix en la vida real?
Como dijimos unos párrafos antes, un mundo como en Matrix es posible, pero improbable, sin embargo, sí que se antoja plantearnos el caso de un modo distinto al de la película: Si en lugar de estar conectados directamente a un sistema que nos induce una realidad ficticia (¡vaya contradicción!), vivimos en un mundo real, pero con sistemas que nos limitan, guían y reprimen nuestra existencia hasta que indirectamente y sin darnos cuenta, vivimos en una especie de prisión.

Pues lamentablemente esto no está nada lejos de la realidad. Actualmente vivimos en sociedades, regidas principalmente por sistemas capitalistas que nos esclavizan de un estilo de vida que no podemos pagar, pero que nos permite endeudarnos para pretender que sí podemos, aunque con esto nos enganchamos a un tren que corre en un círculo vicioso y solo nos bajamos para volver a subir.

Nos ofrecen alternativas, pero todas van conduciendo a lo mismo, al final somos manipulados en todo lo que hacemos. Incluso los que nos dedicamos a expresar nuestras ideas "libremente", hacemos uso de una tecnología que para empezar, ya nos está quitando el tiempo que pudimos haber empleado para salir fuera y hacer algo nuevo. Igual ustedes que leen esto, no se han dado cuenta cuantas horas al día dedican frente a una computadora, incluso la siguen usando cuando se van a la casa. De algún modo, el sistema de control funciona, y lo hace tan estupendamente bién, que muchos gastan gran parte de sus ingresos en mantener tecnologías como teléfonos avanzados que les permitan estar 24 horas con disponibilidad de acceder al Internet, por decir algo.

Normalmente este sistema nos lleva a adaptarnos a una rutina que se repite día por día y luego se convierte en un patrón que se duplica semana tras semana, mes por mes y terminamos incluso sintiéndonos cómodos mientras estamos en la "seguridad" de esa rutina.

Para los que no se conforman con esa realidad, nos ofrecen alternativas, como religiones, sectas y grupos que persiguen otros destinos, aunque por lo general, siempre terminamos recurriendo al mismo sistema, pues parece estar todo interconectado y en algo dependemos siempre de él.

Me pregunto si podemos desafiar este sistema de vida tan controlado y establecer nuestro propio estilo o si deberemos ser esclavos de una rutina mientras nuestra vida sea útil (laboralmente), tal como en Matrix hacen con las personas que usan como baterías y cuando ya no generan suficiente energía, simplemente son desechadas, igual que en la vida real cuando un empleado ya no rinde en sus labores...

...da que pensar, ¿no?