EGO: El león en el espejo


     EGO: Algo conocido como el estado mental en el que valoramos o sobrevaloramos nuestro propio YO, en ocasiones llegando a creer que somos mucho mas de lo que podemos ser.

     Algunos individuos, tienen un ego tan grande que miran a los demás como si fueran inferiores y por tanto, suelen tratarlos con desprecio o indiferencia. Es un orgullo que va cegando a quien lo tiene, pero que no solo puede hacer daño a los demás, sino, que lentamente va aislando al individuo hasta apartarlo de quienes pensaba que no necesitaba, pero que tarde o temprano, se dará cuenta que no estaba en lo correcto.

     El ego que te aparta hasta de quienes se preocupan constantemente por tí, es el responsable de que no puedas disfrutar a plenitud la vida, dado que el ego no te deja ver lo simple ni disfrutar pequeñas cosas. Siempre pensando que estás por encima de cualquier situación, con un exceso de seguridad en tu propia persona, que desde otro punto de vista, se mira como altanería, algo no bien visto por la mayoría, aunque desgraciadamente, siempre hay quienes lo "soportan" y al hacerlo, alientan tu ego a seguir omnipresente y a que lo mantengas vivo, dándote la sensación que realmente eres "superior" a los demás.

     Resulta que luego de andar por ahí con aire de superioridad, descubres que has dejado pasar mil oportunidades de llenar tu vida; que la felicidad que buscabas, realmente estaba en alguno de los "inferiores" que dejaste de lado en tu camino; o que esas pequeñas cosas que consideraste demasiado simples como para hacerlas, eran las cosas que realmente te gustaban y que era lo que en verdad querías hacer.

     El ego, que tanto te acompañó y que ni te dabas cuenta, cuando por fin te golpea la soledad, no vendrá a consolarte ni a darte consejos, simplemente te dejará que resuelvas tus problemas por tu cuenta, pues es justamente la actitud que mostrabas con los demás. Quizá se trate de una venganza del destino o algo así, pero no es malo que esto ocurra. Es bueno probar en carne propia lo mal que pudimos hacer sentir a quienes nos rodeaban y darnos cuenta que nuestro ego nos llevó a creernos ser leones cuando solo eramos gatos.

    No dejemos que el ego se adueñe de nuestra felicidad, analicemos mejor nuestras vidas y si notamos cualquier indicio altanero que esté presente, cortemos de inmediato y busquemos la manera de estar en paz con todos y reconocer, a quienes lo merezcan, que a nosotros también nos importan y que también nos preocupamos por ellos. Disfrutemos las pequeñas cosas, sin importar lo simples que sean. No existe una necesidad real de aparentar o pretender ser quien no se es. ¡Sé tú mismo!


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante! ¿Mirarse mucho al espejo tiene que ver con esa necesidad de sentirse más que los otros? ¿Necesitar vernos en el espejo continuamente para sentirnos bien no nos alimenta el ego? ¿Alimentamos el ego con el cuerpo, la imagen, la necesidad de mirarse tantas veces para poder sentirnos bien? ¿es el espejo un aliado del ego? ¿El narcisismo nos lleva a alimentar el ego? Mi pareja se mira continuamete al espejo y hasta tiene fotos suyas provocativas de fondo de escritorio o en el skin de su celular o en las fotos de perfiles de redes sociales o mails. ¿esta dejando que su ego domine su vida?

Luduing Rodríguez dijo...

Muchas gracias por dejar tu comentario!

La verdad es que muchos piensan que debemos tener nuestro ego reforzado, pero eso no signifique que nos idolatremos a nosotros mismos. Quizá admirar mucho nuestra propia imagen sea un intento exagerado por aumentar o reforzar ese ego. La vida es mejor verla directamente, no invertida, como la muestra el espejo.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

El que escribió esto es un tremendo homosexual.

Publicar un comentario