Vampiros de la mente

     No vamos a hablar de los vampiros que se chupan la sangre de seres humanos, ya que de esos hablan bastante las películas, que ya son muchas las que se han hecho. Vamos a referirnos a otro tipo de vampiros: Los vampiros de la mente.

     Por vampiros de la mente no me refiero a que son imaginarios, sino, que en lugar de chupar sangre, nos chupan las ideas, razonamientos y hasta nos dejan secos de sentido común. Estos vampiros no solo salen de noche, están cazando a cualquier hora, sin que la luz solar les irrite la piel, sin que el ajo los repela, sin que el agua bendita los evapore y sin que los crucifijos los ahuyenten. Son omnipresentes y poseen un poder aterrador, aunque están diseñados de manera que no provoquen miedo y asi les permitamos que se nos acerquen sin resistirnos.

     Desde que se conformó lo que conocemos como sociedad moderna, ha existido una gran lucha por el CONTROL. Se han ideado muchos mecanismos de control, de manera que las masas de personas estén siempre donde "deben" estar. Con el tiempo, las técnicas represorias fueron perdiendo popularidad, dado que cada día eran consideradas mas brutales y atentaban con un "invento" llamado DEMOCRACIA, que en resumen no es mas que otro mecanismo de control, pero ya este es uno muy bien elaborado y que merece al menos un artículo completo para describirlo.

     Luego que las técnicas represorias, en la manera directa como se aplicaban, fueron quedando algo obsoletas o al menos catalogadas como impopulares, se idearon medios de control mas sutiles y a la vez mas funcionales. Se pasó al control mental, de manera que en lugar de obligar a las masas a que se mantengan controladas, se les persuade para que "voluntariamente" se encierren en una burbuja protectora (¿que los protege de quién? ¿de ser libres y pensar con mente propia?). Aquí es donde intervienen los vampiros de la mente, que hoy día ya son varios y funcionan de manera prácticamente autónoma.

     Los medios de comunicación, principalmente la TV, representan los vampiros mas poderosos. Hoy día la TV se chupa la mente de millones de personas alrededor de todo el planeta sin que la mayoría lo note. Casi nadie se pregunta dónde fue a parar la sed de conocimiento que nos diferencia a los humanos (que razonamos), del resto de los animales (que no razonan). La gente se conforma con pasarse el tiempo viendo telenovelas, en su mayoría con una trama reutilizada y un final mas que predecible. Los famosos reality shows, que es difícil llegar a comprender la gran aceptación que han tenido, ahora está a todas horas y cada día consiguen mas y mas adeptos. La TV por sí sola, es un vampiro que va consumiendo la mente hasta que ya mucha gente vive según los horarios de la programación diaria de los shows que les gustan. Ya llegados a ese extremo, quienes manejan ese vampiro, tienen poder absoluto sobre la mente de las "víctimas". De esta forma, ese vampiro funciona como un mecanismo de control mental tan eficiente, que hay que darle crédito a los manipuladores que lo emplean.

     La prensa escrita es otro de los vampiros que caen dentro del clan de los medios de comunicación. Si algo sale en el periódico, la gente lo cree sin cuestionar, por lo que ese es un vampiro eficiente en su función, aunque se disfrace de un ayudante de la sociedad.

     Otro vampiro de la mente, pero que no pertenece al clan de los medios, es el "boca a boca", y no estoy hablando de besos, sino, de un vampiro que entra en los grupos sociales y pone a correr la voz de un rumor, luego ese rumor se va pasando de boca en boca hasta cubrir toda una población. Al final, queda una población creyendo en el rumor o al menos con una duda sembrada en su mente, lo cuál ya indirectamente obliga a las personas a dedicar tiempo pensando en el rumor y olvidarse de cualquier idea individualista que pudieran tener.

     El capitalismo es quizá el que mas "contrate" vampiros de la mente, logrando que las personas cambien su vida para dedicarlas 100% al dinero, persiguiendo sueños inalcanzables (salvo un golpe de suerte, como la lotería). También las religiones tienen que recurrir a estos vampiros, porque las sociedades van constantemente buscando nuevas creencias y es difícil mantenerlos firmes en una misma creencia.

     No nos damos cuenta, pero en nuestro diario vivir, los vampiros de la mente siempre están al acecho, evitando que pensemos con mente propia y asegurándose de que siempre estemos formando parte de la manada y que no nos individualicemos ni tengamos ideales propios. Para el control, se usarán las técnicas mas sutiles primero, si esto falla, se recurrirá a la represión que sea "necesaria" para lograr mantenernos en el tan preciado control total.

     La mejor forma de evitar los vampiros de la mente es, primero que nada, reconocerlos cuando los veamos, luego de reconocerlos, evitarlos lo mas posible y cuando no es posible evitarlos, siempre conservar un criterio propio y firme para no dejar que nos chupen la mente, el único lugar donde realmente somos libres e independientes, hasta que nos ataque un vampiro.


0 comentarios:

Publicar un comentario