Ilusiones

¿La ilusión? Eso cuesta caro. A mí me costó vivir más de lo debido.” – Juan Rulfo


Noche estrellada     En la oscuridad de la noche, espero a que las estrellas iluminen mi cielo. Es todo un mundo paralelo al mundo diurno. No hay sol, pero no hace falta luz; el universo es demasiado basto como para que la luz dependiese de un solo astro.

     En el instante efímero de una estrella fugaz, visualizo ilusiones que anhelaría materializar. Intento ver el mundo de la manera como considero debería ser:

     Al amanecer humean las casas, no por las chimeneas para producir calor, sino por las cocinas campestres que hierven agua para el café matutino y el desayuno. Las familias se reparten labores desde que amanece. Unos salen a trabajar la tierra, otros salen a las fábricas, otros buscan materia prima, entre otras labores. Los trabajos de las personas no están destinados a enriquecer a ninguna corporación, simplemente trabajan por el bien común. Unos cultivan inmensas cantidades de víveres, que luego son distribuidos por distintos pueblos, así como otros pueblos producen otros enseres que igualmente son distribuidos, según sean necesarios. Todos en el pueblo viven bajo las mismas condiciones. Nada en la sociedad está orientado a la posesión de bienes y todos tienen asegurado su alimento, por lo que no existen los robos ni la delincuencia. Existen drogas, pero son perfectamente legales, por lo que tampoco hay violencia causada por el narcotráfico.

     Cada pueblo tiene su consejo, donde se deciden y planifican algunas tareas clave para el buen desempeño de la sociedad, pero no existe gobierno, ya que antaño, la función de los gobiernos degeneró tanto, que terminaron siendo exclusivamente un peón de las grandes corporaciones multinacionales, por lo que, eliminadas las multinacionales, quedaron obsoletos e inservibles.

     Caminar de un pueblo a otro, es algo que puede realizarse sin detenerse, siempre que puedan sortearse las distancias, sea por tierra, agua o aire. Las fronteras no existen. Los seres vivos nacen sin elegir donde nacer, sin embargo, son libres de ir a donde sea que elijan ir. Las fronteras eran antes muros de contención, para dividir y controlar poblaciones. Eliminados los dictadores imperialistas, las fronteras quedaron tan obsoletas como los gobiernos.

     Los bosques fueron reforestados. Ahora la naturaleza es respetada como la fuente de vida que es. Aunque se usan su madera y sus frutos, se hace con moderación y siempre respetando los distintos ecosistemas, de manera que seamos beneficiados sin perjudicar a los demás.

    Es reconfortante ver como en una comunidad, cuando alguien necesita una casa, todos los vecinos unen sus esfuerzos para construirla. La paga: NADA. El dinero tampoco existe ya. Era un mecanismo utilizado por los que tenían el poder, para imponer las reglas de su juego y obligar a las sociedades a auto esclavizarse, trabajando hasta mas no poder, solamente para intentar conservar algo de dignidad en sus vidas. Ya sin dinero, también se acabó la avaricia de muchos otros profesionales, como algunos médicos que habían perdido su rumbo, cegados por la ambición. Ahora la medicina es un bien común para todos. Un hospital es mantenido por todos y cuando alguien requiere cualquier intervención, todo se realiza como si fuera entre familia, con el mejor de los deseos y sin esperar nada a cambio.

    Ahora me entristece mucho ver que se ha ido la luz de mi estrella fugaz. Aunque todavía es de noche, caigo en cuenta que todo lo que vi, fue solo una ilusión.

De lo natural a lo artificial

La naturaleza es el médico de la enfermedad” – Hipócrates

te_verde

     En la actualidad, la medicina es un destino al que todos de alguna forma nos encarrilamos, más o menos frecuentemente. Los estilos de vida modernos nos van llevando a deteriorar la salud antes de tiempo. Sustituimos lo natural por lo artificial. Cambiamos el aire frío de montaña por un aire enfriado a base de un gas. Cambiamos la alimentación de productos directamente extraídos de la tierra, por productos procesados, empaquetados, con conservantes, tratados químicamente y en fin, todo un proceso que hace la producción mas lucrativa para los mercados.

     También cambiamos el ejercicio por un sillón frente a la TV. Cambiamos la curiosidad científica por una telenovela. Cambiamos nuestra ideología por un Reality Show. Cambiamos el siempre efectivo Té de la abuela, por una píldora moderna y sofisticada. Y lo peor de todo, cambiamos el campo por la ciudad.

     El campo es el origen de todo. Sin el campo no hubiese cómo construir la ciudad. La materia prima para las construcciones, las cosechas que alimentan a los habitantes de la ciudad, todo está en el campo. Pero también las plantas medicinales de toda la vida. En épocas antiguas, las enfermedades humanas eran curadas con plantas naturales. Luego en la modernidad, cambiamos el poder curativo y el conocimiento de nuestros antepasados, por la medicina moderna, que no se si será a propósito, pero no está orientada a curar, sino, a aliviar los síntomas.

     Siendo la industria farmacéutica, una de las industrias mas lucrativas del mundo, no es de extrañar que no enfoquen sus esfuerzos en erradicar enfermedades, sino, en solo mantener tranquilos a quienes las padezcan. De esta forma, un cliente se mantiene consumiendo medicina indefinidamente. Si alguien sufre de presión arterial alta, no se investiga la causa, simplemente se receta un medicamento para que sea tomado de por vida. Igual ocurre con muchas otras patologías. “Para toda la vida” me parece demasiado tiempo. Algo así simplemente es algo que NO funciona, es decir, no cura. Si curase, no sería negocio.

     En nuestro paso del campo a la ciudad, olvidamos las técnicas de antaño. Ahora ridiculizamos al campesino, como si fuera algo malo pertenecer al campo. Lamentablemente muchos campesinos asumieron eso y dejan todo para irse a la ciudad. Sin saberlo, pasan de ser el origen de un ciclo vital y productivo, a ser un proceso que no termina nunca en nada, un círculo vicioso llamado rutina, que consume mas vida de la que produce.

     Si por voluntad cambiamos lo natural por lo artificial, difícil está que recapacitemos sobre nuestro error. Difícil está reconozcamos la verdadera importancia de la naturaleza, fuente de nuestra vida y a la cual matamos con todo lo artificial que hacemos. Difícil está que recuperemos el sentido común.

Páginas en blanco

A falta de perdón, deja venir el olvido” - Louis Charles Alfred De Musset

Pasar pagina     Estamos en un nivel evolutivo relativamente avanzado, si tomamos en cuenta la corta historia de la humanidad, sin embargo, parece que cada una de las últimas décadas, vamos volviendo hacia atrás.

     Dejamos la vida de nómadas, formamos clanes, sociedades, civilizaciones. Como grupos, encontramos la fortaleza necesaria para conquistar el mundo en toda su extensión. Todo esto ocurrió de menos a más. Pero todo cambió. Decidimos entregar toda nuestra fortaleza de grupo, a unos pocos, para que ellos fueran los que nos utilizaran a su antojo. Como una esclavitud voluntaria. Hoy esos pocos se aprovechan de su poder absoluto y su inmunidad auto asignada.

     Nos quejamos de las consecuencias de nuestra decisión, pero aceptamos la realidad como buena y válida, simplemente limitándonos a criticar algunos defectos. La verdad no lo entiendo, ¿cómo lo permitimos? ¿cómo logramos avanzar tanto y luego simplemente dejarlo todo olvidado?

     Aceptar un sistema que concentra las riquezas en unas pocas manos, pero que reparte las crisis entre todas las manos, exceptuando las de los “poderosos”. ¿Qué es el poder? Parece que olvidamos escribir y lo que hacemos es pasar páginas en blanco, en el libro de nuestra vida en la sociedad. Olvidamos lo que era el poder de la unión, olvidamos que la sociedad es la que conforma a la nación, no son las inversores de unas pocas familias con apellidos extranjeros que explotan recursos para luego llevar los beneficios al exterior. No, somos los ciudadanos los que formamos la nación. ¿Entonces no deberíamos ser también nosotros, los ciudadanos, los que decidamos nuestro porvenir? ¿No deberíamos ser nosotros, los ciudadanos, los que tomemos las decisiones respecto la forma de invertir los impuestos que tan exageradamente nos sustraen y que nunca sabemos donde van a parar?

     Quizá debamos retomar la escritura y llenar las páginas, para no olvidar que aquellos a los que entregamos el poder, aprendieron a repartírselo y lo que hacen es turnarse, para no desgastar demasiado su imagen, aunque al parecer ya tampoco les importa la apariencia, porque se dieron cuenta que cada ciclo, nosotros simplemente pasamos otra página en blanco, quedando olvidado todo lo malo que hicieron.

Hipocresía

“La demagogia es la hipocresía del progreso”Pierre-Joseph Proudhon

Hambre     La pobreza extrema, un tema que suele mencionarse en las grandes reuniones de los líderes del mundo. Parece que es un perfecto maquillaje para mantener ciegos a unos miles de millones de personas. Aquellos pocos que no están ciegos, saben sobradamente que es solo hipocresía vil y descarada. Es decir, hablan de reducir la pobreza extrema, mientras envían miles de millones de dólares a países como Israel, el cual mantiene sometidos a los palestinos a un pesado y extenuante yugo e incluso utiliza fuerza militar contra cualquiera que ose llevar ayuda humanitaria a Palestina; esos hipócritas que citan algunos problemas mundiales, pero que se venden y reparten armas altamente destructivas a quien mejor pueda pagarlas, sin importar consecuencias. Esos hipócritas que utilizan la palabra DEMOCRACIA para ir a imponer su fuerza y saquear cualquier país con recursos que interesen a sus voraces depredadores capitalistas.

     Hipocresía es la palabra que mejor define a los llamados “líderes”, que realmente no tienen liderazgo alguno, solo hacen uso de su poder para imponer su estremecedor terror.

     Cuando hablan, por un lado, de proteger al planeta invirtiendo en energías renovables, mientras por otro lado, promueven y venden plantas eléctricas de carbón, destruyen grandes bosques para construir represas, fabrican, venden y usan vehículos de exagerado consumo, gracias a que no les importa el dinero, pues lo tienen todo y además, deciden cuando necesitan simplemente imprimir lo que les falte.

     Hipocresía, cuando van a países donde cada día mueren un montón de niños porque el hambre los destruye por dentro, y en lugar de ayudar, solo chantajean a sus gobiernos para que les firme un contrato en el cual puedan acabar de saquear lo que quede disponible.

     Hipócritas cuando me extienden una ayuda económica, pero a cambio, me dictaminan con quien puedo y no puedo hablar o relacionarme, porque mas que ayuda es chantaje.

     Hipocresía es lo que define el mundo moderno, el progreso. ¿Progreso? no entiendo como podemos hablar de progreso cuando la desigualdad crece con cada minuto que transcurre.

     Hipócrita es la sociedad, que incita a las personas a buscar el éxito personal, sabiendo que eso directamente indica olvidar el bien común y obvia el respeto y la fraternidad con el prójimo.

     Hipocresía también, son las promesas religiosas, de aquellos que viven aprovechándose de la fe de sus fieles, prometiendo que si les dan lo que tienen en esta vida, en la siguiente vida tendrán todo multiplicado por cien.

     Hipócrita todo aquel que se sienta ante un enorme banquete y bendice la comida, en lugar de compartirla con aquellos que no pueden tenerla. Si quieres agradar a tu Dios, ¿no sería mas lógico demostrarlo en obras, en lugar de fingir fe? ¡Hipocresía!

Sociedad moderna

Sociedad moderna

     Es el año 2011, Siglo XXI, Tercer Milenio, o como queramos llamarlo. El caso es que vivimos hoy en lo que llamamos una sociedad moderna, tras llegar a disfrutar de enormes avances tecnológicos, conocimientos mas profundos sobre nuestro pasado, nuestros orígenes, nuestro planeta e incluso nuestro universo.

     Todos los avances logrados por la especie humana, deben representar una evidencia de lo que hemos progresado durante milenios y milenios, con sociedades cada vez mas grandes y “prósperas”.

     La imagen que se incluye en esta publicación, podría parecer algo de hace siglos, la marginación y pobreza extrema no parecerían posibles en una sociedad moderna. Malas noticias, es una foto muy reciente. Una imagen que podemos retratar en muchísimos países, donde la separación de las clases sociales crece diariamente y mientras unos pocos “progresan”, unos muchos se empobrecen proporcionalmente (¿absurdo sistema económico?).

     Esos barrios marginados que se van creando en orillas de ríos, en el riesgo constante de morir ahogados ante un desbordamiento, cosa bastante habitual, no son los únicos, hay muchos otros lugares “inhóspitos” donde la gente, en “tiempos modernos”, se ve obligada a vivir.

     Si vemos, aunque sea de un modo generalizado, el comportamiento de sociedades antiguas, que de hecho, no tenemos que recurrir a la historia, sino, ver comportamientos de tribus que se han mantenido hasta estos tiempos y que siguen viviendo en la selva y con las costumbres de muchos siglos atrás, veremos que esas sociedades que NO funcionan en base al dinero, mantienen divisiones sociales en una especie de jerarquía, pero en general todos los de la tribu trabajan para el bien común y la igualdad de condiciones es prácticamente algo inherente.

     Nuestra “sociedad moderna” gira exclusivamente en base a la economía, por lo que las personas son tratadas en base a lo que poseen, y no a sus necesidades reales, por eso, es mas fácil que a un rico, con un leve resfriado, lo atiendan mas rápido y mejor, que a un pobre diablo que ha sufrido un accidente y podría morirse si no le realizan una costosa operación (que por supuesto, su seguro de salud no cubrirá, o lo hará parcialmente). Lo mismo se repite en educación, lugares de ocio y todo lo que conforma la “sociedad moderna”.

Falsa moral acerca de las drogas

Verás un dedo acusador si fumas plantas naturales
y mientras venden droga etílica en todos los bares
” – Nach

Cannabis     El Cannabis es, según la ONU, la sustancia prohibida mas utilizada en el mundo. Sería conveniente cuestionar: ¿Está prohibida precisamente por este hecho? (La pregunta es capciosa).

     El cultivo y uso del cannabis data de mas de tres mil años A.C., por lo que ha ido pasando por una inmensa cantidad de generaciones, culturas y credos.

     Aunque se intenta asociar de muchas formas, el uso de cannabis con varias muertes, lo cierto es que siempre hay que desmentirlo ya que siempre la causa resulta ser otra. Aparentemente, aun no se ha podido demostrar lo perjudicial que es esta planta milenaria.

     El punto que intento sacar a contexto es el siguiente: Al parecer el cannabis o como la conocemos en América Latina, la Marihuana, no es la droga asesina que han querido mostrarnos. Sin embargo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), solo en 2004, a causa del tabaquismo murieron unos 5.4 millones de personas y un estimado de 100 millones durante el siglo XX (Muertes por Tabaco).

     Citamos antes el Tabaco, por ser una de las drogas legales, aun siendo tan conocido lo perjudicial que es para la salud y la extremadamente gran cantidad de personas que mata. Pero no olvidaremos citar otra de las drogas legales: El alcohol. Droga que se consigue en todos lados, incluyendo el supermercado, pero que se le atribuye un estimado de 2.5 millones de muertes por año (Ver fuente).

     No quiero citar mas drogas, creo que basta para contrastar, ¿cómo 2 drogas que causan tantos millones de muertes en el mundo, son LEGALES, mientras que la que no solo NO causa decesos, sino, que tiene usos medicinales, además de los típicos usos recreativos y religiosos, termina siendo ILEGAL? La verdad, a simple vista no tiene sentido, o al menos, el Sentido Común no parece estar presente en este caso. A menos que veamos mas allá del horizonte y veamos que la industria del cultivo y tráfico ilegal de Cannabis genera cientos y cientos de millones de dólares, exentos de impuestos (al ser ilegal de todos modos). Aquí adjunto un artículo muy interesante al respecto.

- George Washington, además de cultivar Cannabis, era consumidor (cita).

- El primer borrador de la constitución de EE.UU. fue escrito en papel de Cannabis (aunque el documento final está escrito en Pergamino).

     Puedo viajar en avión con cajas de cigarrillos, puedo andar fumando tabaco en el auto, e incluso, se me permite un cierto grado de alcohol en la sangre mientras conduzco, es decir, puedo usar 2 de las drogas mas mortíferas prácticamente donde quiera, legalmente (exceptuando que actualmente se ven leyes de prohibición a fumar en ciertos lugares públicos). Pero si tuviese aunque fuera una mínima posesión de Marihuana, y aun sin que la hubiese consumido, tendría encima, no solo la policía, sino también, el dedo “justiciero” de los moralistas. ¿Acaso no sería mas humano prohibir la desigualdad que causa millones de muertos por hambre? ¿Las armas que sustentan la guerra de las drogas? ¿Acabar la maquinaria capitalista, creadora de la desigualdad, las armas, la guerra y las convenientes prohibiciones? ¿Me hablan a mi de moral?

OTAN: Organización Terrorista del Atlántico Norte

El terrorismo es el uso sistemático del terror, para coaccionar a sociedades o gobiernos” – Wikipedia

OTAN

     La OTAN, en principio creada para intentar frenar la expansión constante de la Unión Soviética, ya hoy día representa algo radicalmente distinto. Hoy por hoy, la OTAN es la que garantiza a sus países miembros la posibilidad de aplicar políticas expansionistas, aunque no anexando fronteras geográficas, sino, adueñándose de los recursos naturales y hasta humanos, de manera que sus países ultra industrializados puedan contar con los recursos para seguir operando, aumentando las ganancias al conseguir recursos naturales sustraídos violentamente de los países invadidos, pagando la mas barata mano de obra al llevar sus fábricas a lugares donde las personas trabajan en condiciones de casi esclavitud.

     Es una lástima que la irresponsabilidad de los gobiernos halla permitido tal degeneración y que los ciudadanos hallamos permitido que los medios de comunicación fueran absorbidos por las corporaciones  capitalistas para vendernos las verdades que a ellos les convenga. Que hoy el mundo esté ciego ante la realidad de las cosas, no es casualidad.

     En los Estados Unidos de América, cuando a Wall Street le va súper bien, la población va súper mal. Cuando a Wall Street y a la banca en general le va mal, el gobierno tiene que rescatarlos, dándole los fondos de pensiones, aumentando los impuestos a la población (políticas neoliberales) y conceder libertades legales inimaginables para salvar a los dioses del Olimpo. Al pueblo no se le da nada, al contrario, el gobierno los apura a desalojar sus casas, que perdieron porque cuando les fue mal, NADIE los rescató. Claro, el gobierno no podía rescatar a la gente que quedaría sin hogar, porque el dinero solo alcanza para rescatar a una parte de la población, o se rescata a los pobres o se rescata a los ricos y como sabemos, los pobres solo aportan votos, los ricos son los que aportan el capital, por lo que como dicta el capitalismo, ellos son los que mandan.

     En los últimos meses, Oriente Medio ha sido sacudido por una ola de revoluciones populares que en muy poco tiempo amenazó la “seguridad” de los dictadores que por décadas fueron los aliados perfectos de los países miembros de la OTAN. Fue forzado a abandonar Ben Ali, de Túnez, seguido por Mubarak, de Egipto. Luego el foco de atención cae en Libia, donde gobierna Muamar Al Gadafi. En los 70’s, Gadafi nacionalizó todo lo que era el sector privado, ya que todos los recursos petroleros y demás, eran explotados por potencias extranjeras. Aplicó muchas medidas progresistas y por la particular lógica de los países ricos, de inmediato cae tildado como “patrocinador del terrorismo”. Con el pasar de los tiempos, Gadafi fue cambiando su actitud hacia los países occidentales capitalistas, tanto así que para finales de 2010 era prácticamente “amigo” de todos aquellos que lo tildaban de “enemigo”.

     Al parecer, durante las revueltas populares levantadas en Libia, algunos miembros de la OTAN vieron la necesidad de detener estas revoluciones y evitar a toda costa que las sociedades de Medio Oriente optaran por la autodeterminación, ya que podrían perder el control de los recursos tan valiosos de esa zona. Entonces la OTAN patrocina parte de la rebeliones, con armas, logística y demás, solo que a cambio, ellos dirigen la “rebelión” de ahí en adelante. Así con el uso sistemático de bombardeos, desinformaciones masivas y acorralamiento, la OTAN intenta cambiar los líderes de Oriente Medio actuales, y poner los líderes que a ellos les convenga, o sea, los que les garanticen que ellos podrán llevarse los recursos naturales que necesiten.

     La invasión a Afganistán, desde hace 10 años y que aún se mantiene, se hizo con la excusa de acorralar a Bin Laden. Hoy confirman a Bin Laden como muerto, sin embargo, no se ha anunciado la retirada de Afganistán. Al parecer la OTAN necesita presencia en la mayor cantidad de países posible de esa zona, para seguir buscando excusas y seguir interviniendo países, aun sin contar con la ONU.

     Citando palabras de Noam Chumsky: "The U.S. and Its Allies Will Do Anything to Prevent Democracy in the Arab World" (Estados Unidos y sus aliados harán cualquier cosa para evitar la democracia en el mundo árabe).

     Según comentaba Amy Goodman, de Democracy Now, si verdaderamente Estados Unidos y en general la OTAN quisieran la paz, simplemente retirarían sus tropas de los países invadidos por ellos. Esos miles de millones de dólares gastados en armas y logística en general, que tanto le cuesta a países que como el mismo EE.UU., están pasando por crisis (aunque la industria armamentística estadounidense está viviendo su mejor momento), fueran empleados para ayudar a los desempleados, a los sin casa, a mejorar sistemas alimentarios sostenibles, apoyar los problemas de contaminación y sus efectos en el clima, realmente habría mucho mas paz.

     Es demasiado dinero el que se gasta en cada invasión, donde en cada país invadido nada importa, ni su gente ni sus gobernantes, solo sus valiosos recursos, obviamente ese dinero no se gasta por altruismo, se usa para ganar terreno, ganar recursos naturales, ganar lugares desde los cuales poder seguir invadiendo a los demás países ricos en recursos naturales, sobretodo los que poseen el oro negro.

El sistema capitalista es, por mucho, la peor de todas las dictaduras.

Recordando el Abril perdido

El obrero tiene más necesidad de respeto que de pan.” – Karl Marx

América Latina

     Estos días, el mundo vive muchos acontecimientos simultáneamente, desde revoluciones populares hasta catástrofes que empezaron siendo naturales, pero que terminaron siendo humanas, como el desdichado caso de Fukushima y la falta de escrúpulos que utilizaron para operar por muchos años esos reactores, cuyo diseño había sido puesto en duda hace décadas y que muchos expertos consideraban que debían ser cerrados hace ya mucho tiempo.

     Por cierto, la energía eléctrica generada por un reactor nuclear, se produce a un costo muchísimo menor a la producida por combustión, sin embargo, parece ser que tanto la energía producida por los reactores, así como la hidroeléctrica, eólica y demás alternativas, solo sirven para que las empresas generadoras maximicen sus ganancias, ya que el usuario final siempre termina pagando igual que si se hubiera producido usando combustibles fósiles.

     Grandes cosas (buenas y malas) ocurren en todo el mundo, pero realmente ¿que ocurre en América Latina estos días? Parece como si todo estuviera en calma y todo el mundo se concentrase en el panorama mundial. Sin embargo, en República Dominicana, por citar el ejemplo que tengo mas cerca, el gobierno continua su abusiva y sistemática alza de combustibles, llegando a la exorbitante cifra de US$5.75 por galón (RD$217.9) y sigue el aumento cada viernes sin parar. Desde hace mucho tiempo se aplicó una mágica “ley” conocida popularmente como la ley del “si sube, sube; si baja, baja”, en alusión al precio del barril de petróleo en el mercado de Texas. Lo curioso es que esa ley, cada vez que hay una baja en el precio del barril, aquí no bajan los combustibles, a menos que sea bajarle 5 ó 10 centavos luego de haberle aumentado 20 ó 25 pesos.

     Además de la exageración en el coste actual del galón de gasolina (entiendo que deberíamos medir en litros, ya que oficialmente usamos el sistema métrico, pero este país es una “maravilla”), estamos dentro de un acuerdo con Venezuela llamado PetroCaribe, mediante el cual adquirimos parte del combustible a un precio mucho mas bajo y con condiciones de pago preferenciales, aunque no se que hace el gobierno con la diferencia de dinero respecto al precio en que adquieren el barril por PetroCaribe y al precio como nos calculan finalmente los precios de venta en las estaciones expendedoras de combustible.

     Siento como si nos abofetearan constantemente en la cara y simplemente nos llevamos de “poner la otra mejilla” y así seguir girando en este círculo vicioso. Esto no parece terminar, por un lado están los reincidentes y escandalosos casos de corrupción que tranquilamente se escudan en una inmunidad auto asignada por el poder ejecutivo y al parecer, respaldada por el poder judicial. Seguido por un caso de inconciencia e indolencia sin precedente, sin mencionar la cara dura de aquellos que aparte de abusar abiertamente de su pueblo (a plena luz del día y ante los ojos cegados de los grandes medios de comunicación, que casualmente son propiedad de “grandes empresarios”), tienen la cachaza de pretender perpetuarse en el poder.

     Abril, mes de mucha historia para República Dominicana, mes revolucionario. Mes histórico del cual sacamos un resumen que resulta tan afilado como la espada de un Samurái:

     Cuando al fin el pueblo dominicano logró imponerse y derrotar a su verdugo, los Estados Unidos de Norteamérica enviaron un ejército de 42,000 marines para someter al pueblo soberano y volver a instaurar la hegemonía y el control absoluto de la clase dominante previamente derrotada, a la cual nada importa el bienestar social, siempre que ellos puedan seguir explotando la fuerza obrera, los recursos naturales de todos en beneficio exclusivo de ellos y mientras sean dueños, no solo de las industrias, sino también (y como varios casos nos hacen imaginar), dueños de las leyes.

Semana ¿Santa?

Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan” – Mateo 4:3

Semana Santa     “La Semana Santa es la conmemoración anual cristiana de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret o, lo que es igual, conmemorar sus últimos días; por ello, es un período de intensa actividad litúrgica dentro de las diversas confesiones cristianas.” (Wikipedia)

     Partiendo de la definición que recién leímos, dentro del mundo cristiano, la citada “Semana santa” debería ser una semana conocida y mencionada casi con exclusividad por la celebración de actividades religiosas. Sin embargo, nada mas lejos de la realidad.

     Para tener una idea clara y objetiva, interrogué al azar a 10 personas, cuestionándoles sobre que actividad pensaban realizar en esta semana. 7 de los interrogados se irían a actividades vacacionistas (hoteles, ríos playas), 2 dijeron que no irían a ninguna parte porque no tenían dinero y finalmente 1 participaría en actividades religiosas.

     Buscando un debate similar en Internet, di con un grupo muchísimo mayor de personas respondiendo a una interrogante muy similar, sin embargo, de los que respondieron, ninguno afirmaba que participaría en actividades religiosas.

     Algo debemos reconocer, independientemente de nuestro credo; la semana santa hoy día es conocida como época de playas, fiestas, bebidas alcohólicas y perversión. La iglesia católica, por citar la que figura como “religión oficial” en el país donde resido, no hace prácticamente ningún esfuerzo en cambiar esta situación, sin embargo, hacen esfuerzos extraordinarios para evitar leyes que permitan el aborto(y se niegan a evitar embarazos mediante el uso de condones), promueven indirectamente la homofobia y participan activamente en las actividades propagandísticas de de esa gran pandilla que llamamos gobierno. Por lo visto, estas últimas situaciones son mas importantes que los acontecimientos que dieron origen a TODAS las religiones cristianas. Para mi no tiene sentido, pero es la absurda realidad.

     Parece que para la iglesia, lo único importante es que si me voy a la playa en semana santa, puedo embriagarme, pero si voy a tener relaciones sexuales no debo usar condón y de este modo estaré en “paz” con la iglesia. También debo tener presente no acercarme a homosexuales y siempre someterme a lo que dictaminen los políticos.

     Para mí punto de vista, la iglesia hace muchos años que perdió su objetividad, ya que en la actualidad ni siquiera se basa en sus propios fundamentos, cosa que se demuestra en lo poco que le importa que la semana santa se haya prostituido de la forma que lo ha hecho.

     Quizá una explicación a los verdaderos objetivos actuales de la iglesia, podamos obtenerla de un enlace que me hizo llegar un amigo, y que les comparto a todos:
http://www.universelles-leben.org/cms/es/quien-esta-sentado-en-la-silla-de-san-pedro/las-riquezas-del-vaticano-son-incalculables.html

No se si deba decirles que: ¿Disfruten la Semana Santa? o ¿Reflexionen mucho en esta Semana Santa?

NUNCA MAIS, Sr. Presidente

Y así como los pueblos sin dignidad son rebaños, los individuos sin ella son esclavos” – José Ingenieros

Nunca más

     República Dominicana es un país maravilloso, ubicado en un punto estratégico del Caribe, donde existe una única estación todo el año: Verano.

     Tenemos unas hermosísimas playas que rodean nuestra parte de la isla La Española (compartida con Haití). Flora y fauna muy diversa, recursos naturales de gran valor, pero sobre todas las cosas, un pueblo con una tolerancia increíblemente grande.

     Hemos soportado todo tipo de dictadores. Con pensar que la única vez que se eligió un presidente democráticamente, luego de eliminar (literalmente) a uno de los mas sanguinarios dictadores (Rafael Leónidas Trujillo), el presidente elegido por el pueblo fue sacado por la fuerza, con una invasión estadounidense apoyada por algunos traidores a la patria, que por cierto, nunca pagaron por su traición y de hecho algunos gozan de “méritos” que para nada les corresponden. Esa invasión nos quitó la democracia, luego nos instauraron otro sucesor del dictador anteriormente depuesto (Trujillo), y desde entonces, nuestro pueblo no ha dejado de sufrir, período tras período, presidente tras presidente, quizá con un par de excepciones, pero que no pienso siquiera mencionar en este escrito.

     Claro, tenemos en nuestro palmarés a héroes que defendieron la dignidad de nuestro pueblo, dando sus vidas por enaltecer nuestra libertad. Pero con el tiempo, el poder de los medios de comunicación, la subversión sistemática utilizada para suprimirnos la ideología, la precariedad y miseria, hemos ido quedando como un pueblo adormecido. Siempre en espera de un cambio y con la esperanza que cada nuevo gobierno resuelva nuestros problemas. Lamentablemente nunca cambiamos de gobierno, solo cambiamos de presidente.

     Hemos visto tantos casos en los que nuestros presidentes ceden nuestros recursos naturales a empresas multinacionales a cambio de cosas que parecen absurdas, es decir, cosas en las que las multinacionales se llevan recursos millonarios y el país no se beneficia en nada, aunque podemos deducir, o quizá asumir, que algunos “por ahí”, se llevan a sus bolsillos enormes cantidades de dinero.

     Ya habiendo tenido casos demasiado escandalosos, sobretodo esos relacionados con el narcotráfico, la corrupción de los funcionarios, la permisividad y pasividad de nuestro señor presidente respecto a la corrupción institucional, la humillación que sufrimos cuando vemos que se reparten el país entre un grupito de “vacas sagradas” (como se les conoce en el argot popular dominicano), y ver que por si todo eso fuera poco, aún piensan en seguir violando la constitución (porque ya se ha violado tantas veces, que como dijo Balaguer, “es solo un pedazo de papel”), para postularse en re-elección. Me parece que lo que nos queda de dignidad es como para que invoquemos la consigna utilizada en Galicia (España), cuando entre 2002 y 2003, el Prestige derramara el petróleo en las costas gallegas. La consigna decía: “Nunca Máis” (Nunca más).

     Y en verdad, todo el que tenga conciencia y siga amando a este pedazo de paraíso, tantas veces saqueado por extranjeros y locales, debe decirle “Nunca Máis”, pues ya no debemos seguir siendo rebaños ni esclavos. Recuperemos la ideología perdida y hagamos valer nuestra voluntad. Los dioses del Olimpo que se queden en la mitología a la que pertenecen, no en nuestro país. República Dominicana debe recuperar la libertad que nos robaron y no es momento de esperar, es momento de ACTUAR.

Navegando en el desierto

“…aun cuando uno se reconozca comunista, o socialista, o peronista, o cualquier otra ideología política en determinado país, solamente caben dos posiciones en la historia: o se está a favor de los monopolios o se está en contra de los monopolios” – Ernesto Guevara

Navegando en el desierto

     Los tiempos pasados tenían aguas turbulentas, pero las cosas han empeorado, ahora todo se ha convertido en desierto. Navego por las interminables dunas intentando encontrar explicaciones sobre como llegamos a estos extremos.

     El mundo parece haber estado dividido en dos partes; en una parte veo restos de pueblos que libraron luchas revolucionarias derrocando a sus respectivos dictadores, mientras que en la otra parte, veo restos de pueblos que aguardaron pacientemente con la esperanza de que vendrían tiempos mejores, hasta que fueron lentamente exterminados por los monopolios y la avaricia insaciable de sus gobernantes.

     Puede que las generaciones de mayor edad se hayan quedado sin ideales, por lo que he preferido investigar lo que ocurrió con las generaciones mas jóvenes, quienes debían representar la verdadera lucha de sus respectivos pueblos. Lo que encuentro resulta entristecedor y hasta deprimente, pues descubro que una gran cantidad de jóvenes en todo el mundo, quedaron sumidos en un mundo artificial compuesto por absurdos programas televisivos que llamaban “Reality Shows”, también idolatraban figuras de géneros musicales que promovían una cultura de ostentación extrema, lo que los mantenía distraídos de las realidades sociales de su entorno. Supongo que eso no ocurría por casualidad, sino que era obra silenciosa y precisa de quienes ejercían el poder de los monopolios.

     Con la mayor parte de la juventud idiotizada dentro de una burbuja de entretenimiento interminable pero insípido, los monopolios, que son los vehículos en los que viaja el capitalismo y que aplastan todo a su paso, fueron socavando las voluntades de todos los pueblos, despojando a los individuos de sus identidades, sus ideales, sus esperanzas y hasta sus almas.

     El desierto mas terrible por el que navego es el que perteneció a los pueblos que nunca libraron sus luchas, sino, que se quedaron a obedecer la hegemonía imperialista de los monopolios. Esos pueblos que nunca plantaron cara a los constantes abusos a que fueron expuestos. Esperaron y esperaron hasta que fue demasiado tarde. Cuando ya no quedaban recursos para la vida, perecieron y los monopolios sin tener de que sustentarse, se fueron desnutriendo, llegando casi a perecer. Como última alternativa, esos monopolios escuálidos se fueron al otro lado del mundo, donde los pueblos sí habían librado sus luchas. Lamentablemente muchos pueblos habían librado sus revoluciones como fruto de la espontaneidad, por lo que sus monopolios no tardaron en imponer nuevamente su hegemonía, aunque claro, esta vez con mucho menos poder y con la amenaza constante de un pueblo despierto e intolerante. En este lado del mundo, los desiertos parecen menos tormentosos, contraste de como fueran mucho tiempo atrás, cuando reinaba el hombre. Aquí los monopolios foráneos se unieron a los locales, mas por necesidad que por gusto. Unidos empezaron a succionar la sangre de los pueblos, que ya estaban fatigados de las tantas luchas libradas. Fueron exterminando las fuerzas de las personas, la flora y la fauna y todo recurso que podría encontrarse en el planeta. Todo se convertía en contaminación, todo se consideraba “material gastable”, hasta que ya no quedó nada. Fue entonces cuando los monopolios entraron en guerra con sus homólogos, culminando en la exterminación total.

     Después de mucho navegar y escudriñar en los mares de arena, pude recuperar las memorias de muchos jóvenes que sí mantuvieron ideales y siempre estuvieron luchando contra los monopolios. Lamentablemente eran siempre una minoría en cada sociedad, pues los monopolios sistemáticamente los desviaban de sus ideales con sus miles de artimañas.

     Si tan solo hubiese existido mas voluntad, menos tolerancia a los regímenes corruptos, mas juventud despierta e incorruptible, menos ceguera social, mas conciencia del poder de la unión y la necesidad de que los pueblos impongan su voluntad por encima de sus gobernantes cuando estos claramente abandonan el camino del bienestar común; hoy el mundo no sería un interminable mar de dunas. Hoy no debía estar navegando en el desierto.

     Analizando todo en retrospectiva, llego a la conclusión de que todo se empezó a perder desde hace mucho, cuando el hombre, sin saberlo, fue despojado no solo de su ideología, sino incluso, de su sentido común.

La propiedad privada

El saber es la única propiedad que no puede perderse.” – Bias De Prience

Propiedad Privada      “La Propiedad Privada puede definirse como el poder jurídico pleno o completo de un individuo sobre una cosa”. (Wikipedia)

     El concepto de Propiedad Privada existe desde hace ya demasiado tiempo, sin embargo, ¿realmente comprendemos su significado? ¿es justificado desde un punto de vista social? ¿es aplicable en justa medida a cada ser humano en el planeta?

     La verdad es que si nos detenemos a pensar sobre el significado, lo primero es que debemos determinar por qué se llama “propiedad”. Una propiedad es algo que nos pertenece, pero ¿por qué nos pertenece? quizá porque la heredamos, la compramos, la intercambiamos o cualquier otra manera de adquisición que tuvimos a mano. De cualquier modo, el término “Propiedad” por si solo es ambiguo, mejor ponemos como ejemplo algo concreto, como un terreno. Si tenemos un terreno como propiedad, poseemos algún título o documento que avala que ese terreno es nuestro, pero un terreno es parte de la tierra, del planeta, ¿cómo se justifica que sea exclusivamente nuestro? Probablemente, si analizamos e investigamos, veremos que antes de nosotros fue de otro titular (persona o entidad propietaria del terreno), y puede que antes de ese titular, hubiese otro(s), pero llega un punto donde era territorio NO PRIVADO, sino, parte de la tierra y de todos los seres que la habitasen.

     Cuando los europeos invadieron el continente hoy conocido como América (aunque los gringos insisten en que Estados Unidos es América, la verdad es que América es el continente, con todos los países que lo componen, incluyendo a Cuba, que tanto les duele admitir), los nativos de estas tierras, tenían sus territorios, pues existían muchas tribus, pero los territorios no estaban divididos por barreras, los bosques eran aprovechados para cazar alimento y eran territorios o zonas comunes, propiedad de la madre naturaleza, no de ninguna tribu o clan. Los invasores irrumpieron y empezaron a repartirse los territorios, como si por alguna especie de mérito inherente, les pertenecieran. Así América empezó a conocer ese “magnífico” concepto de Propiedad Privada. Los nativos, que habitaron y cultivaron la tierra desde siglos atrás, se iban quedando sin tierra, mientras que los recién llegados, se hacían “legalmente” con las propiedades. Pongo “legalmente” entre comillas, porque precisamente las leyes se hacen e imponen a medida de los intereses de los mas poderosos, que son quienes las diseñan.

     En la actualidad vemos muchos casos de tribus nativas de varios países, que existieron desde mucho antes de la colonización, pero que hoy tienen que luchar para disputarse alguno que otro territorio. Uno de los casos es el de los Mapuches, en Chile (y también en Argentina). El gobierno de Chile llegó a tratar a algunos Mapuches como terroristas, incluso empleando una ley heredada de nada menos que el sanguinario dictador Pinochet.

     Como raza humana, nacimos en la Tierra, pero ¿Nos pertenece a nosotros exclusivamente? ¿Acaso las demás especies no tienen derecho también a los mismos recursos naturales?

     Hay demasiadas posibles preguntas cuyas respuestas serían ambiguas y no es este el momento en que quisiera ponerme a responderlas, pero quisiera concluir con estas preguntas, sin exponer mi opinión, pues esta vez quisiera que ustedes fueran los que emitieran sus juicios al respecto:

     - ¿Si se toma energía del Sol para producir electricidad, es justo que se cobre casi tan caro como si esa electricidad se produjese con derivados del petróleo?

     - ¿Si se produce electricidad a partir de turbinas hidroeléctricas, es justo que se cobre igual de caro como si se utilizase una planta de combustible fósil?

     - ¿Si el agua es un recurso de todos, por qué las empresas embotelladoras la consideran Propiedad Privada y nos cobran por ella?

     No quiero adelantarme a sus opiniones, pero parece ser que la Propiedad Privada es otra de las artimañas capitalistas que nos mantiene atados a este sistema tan cruel e insaciable.