Páginas en blanco

A falta de perdón, deja venir el olvido” - Louis Charles Alfred De Musset

Pasar pagina     Estamos en un nivel evolutivo relativamente avanzado, si tomamos en cuenta la corta historia de la humanidad, sin embargo, parece que cada una de las últimas décadas, vamos volviendo hacia atrás.

     Dejamos la vida de nómadas, formamos clanes, sociedades, civilizaciones. Como grupos, encontramos la fortaleza necesaria para conquistar el mundo en toda su extensión. Todo esto ocurrió de menos a más. Pero todo cambió. Decidimos entregar toda nuestra fortaleza de grupo, a unos pocos, para que ellos fueran los que nos utilizaran a su antojo. Como una esclavitud voluntaria. Hoy esos pocos se aprovechan de su poder absoluto y su inmunidad auto asignada.

     Nos quejamos de las consecuencias de nuestra decisión, pero aceptamos la realidad como buena y válida, simplemente limitándonos a criticar algunos defectos. La verdad no lo entiendo, ¿cómo lo permitimos? ¿cómo logramos avanzar tanto y luego simplemente dejarlo todo olvidado?

     Aceptar un sistema que concentra las riquezas en unas pocas manos, pero que reparte las crisis entre todas las manos, exceptuando las de los “poderosos”. ¿Qué es el poder? Parece que olvidamos escribir y lo que hacemos es pasar páginas en blanco, en el libro de nuestra vida en la sociedad. Olvidamos lo que era el poder de la unión, olvidamos que la sociedad es la que conforma a la nación, no son las inversores de unas pocas familias con apellidos extranjeros que explotan recursos para luego llevar los beneficios al exterior. No, somos los ciudadanos los que formamos la nación. ¿Entonces no deberíamos ser también nosotros, los ciudadanos, los que decidamos nuestro porvenir? ¿No deberíamos ser nosotros, los ciudadanos, los que tomemos las decisiones respecto la forma de invertir los impuestos que tan exageradamente nos sustraen y que nunca sabemos donde van a parar?

     Quizá debamos retomar la escritura y llenar las páginas, para no olvidar que aquellos a los que entregamos el poder, aprendieron a repartírselo y lo que hacen es turnarse, para no desgastar demasiado su imagen, aunque al parecer ya tampoco les importa la apariencia, porque se dieron cuenta que cada ciclo, nosotros simplemente pasamos otra página en blanco, quedando olvidado todo lo malo que hicieron.

3 comentarios:

Lucía Medina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lucía Medina dijo...

Mi querido Luduing, siempre agobias con estas avalanchas de verdades ("agobias" en el buen sentido). Por alguna razón, este post me hace recordar aquella frase de Nietzsche... "Los monos son demasiado buenos como para que el hombre pueda descender de ellos".

Luduing Rodríguez dijo...

Gracias por el comentario, Lucy!
Creo que la realidad es una magnífica fuente de inspiración, mas allá de la fantasía :D

Publicar un comentario