Represión

“Los que niegan la libertad a los demás no se la merecen ellos mismos”Abraham Lincoln
     Las hermanas Mirabal, fueron asesinadas hace más de medio siglo, durante una sangrienta dictadura, donde la libertad de expresión era un pecado capital. Hoy día, “Hermanas Mirabal” es el nuevo nombre dado a la provincia “Salcedo”, en la República Dominicana.

     Ironías que nunca faltan en la vida, ahora en esa provincia, el pueblo sale a protestar por la muerte de un deportista a manos (supuestamente) de la policía. Se protesta exigiendo justicia. Lejos de justicia, envían nada menos que al ejército, con armas largas y bombas lacrimógenas y, por lo visto, licencia para matar, no importa a quién ni por qué.

     Es justo lo que hacen los militares, abusan de las personas, lanzan bombas como si se tratase de juegos de niños. Una de las bombas es lanzada dentro de una capilla, donde una mujer embarazada, con 23 años de edad, resulta muerta.

     Un hombre que socorre a un herido y lo traslada al hospital en su motocicleta, es perseguido por los terroristas militares, quienes lo alcanzan en el hospital y lo muelen a golpes, tal como golpean brutalmente a otros ciudadanos que no representaban absolutamente peligro alguno.

     Algunos de los que fueron heridos por los abusadores militares, tanto por golpizas como por disparos, fueron salvajemente sacados del hospital, con balas aún incrustadas y sangrando. Uno incluso, es acompañado por su madre, quien le ayuda a sostener el suero que tenía en el hospital. Como era de esperarse, al menos uno de ellos muere en la cárcel, por consecuencias directas de este abuso sin calificativo adecuado, simplemente una brutal represión, digna de una dictadura tan sangrienta como la que acabó con las hermanas Mirabal, que hoy dan nombre a la provincia de Salcedo.

     A fuerza de impunidad, poder absoluto, falta de principios y escrúpulos, el gobierno hace lo que le da la gana, sabiéndose que está por encima del bien y del mal. Hoy se quiere justificar lo injustificable, acusar o buscar chivos expiatorios donde no los hay, pero por sobre todas las cosas, evadir toda responsabilidad y simplemente, silenciar. Nada difícil cuando se tiene control casi total de los medios de comunicación, cuando se tienen representantes en cada rincón al que podamos tener acceso y, además, cuando se puede comprar con dinero, la dignidad de muchos que se bastan con su beneficio propio y cierran los ojos ante la injusticia.

Este es un video con algunas imágenes y comentarios sobre los abusos de la represión:
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=k4oz1cWBzV8

2 comentarios:

Adrianófanes dijo...

Muy interesante texto. Descubrí tu blog hace unos días; leí algunos de tus escritos y me juré volver para hacer comentarios.

Saludos cordiales.

Luduing Rodríguez dijo...

Muchas gracias por las visitas y por tu comentario!

Espero que sigas leyendo y visitando por acá. Y siempre podemos compartir ideas o discutir temas, a través de los comentarios.

Publicar un comentario