El poder de escuchar



     En la imagen de arriba, vemos a Horton, el elefante de la película "Horton y el mundo de los quién", en la que el y sólo el podía escuchar unos seres muy muy pequeños que vivian en una minúscula mota de polvo, a merced del aire y los elementos naturales.

     En la vida real, al igual que Horton era el único capaz de escuchar a los "quién", muy pocas personas tienen el poder de escuchar. La mayoría de nosotros tiene capacidad auditiva, es decir, podemos oir, pero por lo general no estamos dispuestos a escuchar pacientemente cuando alguien intenta comunicarnos algunas cosas. Normalmente, aun de manera incosciente, somos egoístas en menor o mayor medida, porque cuando alguien quiere comunicarnos algo importante, aunque consideremos que no es importante para nosotros, nos mostramos atentos a escuchar, pero pronto interrumpimos para exponer nuestro punto de vista, sin dejar que la otra persona termine de expresarse o lo haga con soltura.

     Hay ocasiones en que alguien tiene un problema y va donde un amigo a hablar, pero simplemente quiere contar su problema, aun sabiendo que el amigo no podrá solucionar su problema, pero sintiendo la necesidad de expresarlo, a modo de desahogo. En esos casos, el amigo solo tendría que callar y escuchar, dejar que exprese el problema que le afecta, pues es una manera de liberar un poco esa carga. Pero insistimos en pretender ayudar dando consejos, que en la mayoría de los casos ni siquiera tenemos la experiencia real como para aconsejar a otro, pero creemos tener la razón y terminamos acortando la "historia" y provocando que la persona no solo no expresó todo su problema, sino, que ahora estará pensando en si hacernos caso en nuestro consejo o no hacerlo, aparte que se le suma la decepción de no haber conseguido lo que fué a buscar (que no era un consejo), simplemente alguien que le escuchara.

     Parace muy fácil, escuchar es simplemente estar quieto, callado pero atento. La realidad es que se nos hace muy difícil contenernos y escuchar pacientemente. Se requiere fuerza de voluntad para silenciar nuestras opiniones y criterios, sobretodo cuando creemos que sabemos o dominamos cierto tema.

     El que calla, tiene la oportunidad de pensar mejor y aprender mas, pues mientras mas cosas escuchamos, mas cosas retenemos y asi enriquecemos y actualizamos nuestra sabiduría.

     El poder de escuchar es un mecanismo que debemos utilizar diariamente en nuestras vidas, así cada día nos convertimos en personas mas sabias y al mismo tiempo, sin esfuerzo, damos a otros la satisfacción que buscan al permitirles expresarse abiertamente. Sabiendo escuchar, se conoce verdaderamente la intención de quien habla. Dejemos entonces que otros hablen, mientras nos ponemos a escuchar, luego tendremos tiempo y conocimiento para responder de manera mas correcta, pues ya sabremos exactamente lo que el otro quería de nosotros.



El arte de la meditación

     "La meditación describe la práctica de un estado de atención
concentrada, sobre un objeto externo, pensamiento, la propia consciencia, o el
propio estado de concentración
."

     La meditación es un arte, un medio de control ante el caos, una manera de encontrarnos con nosotros mismos en un mundo interior, un refugio ante la adversidad y hasta un mecanismo para encontrar solución a los problemas.

     Por medio de la meditación podemos conocer aspectos de nosotros mismos que no conocíamos y descubrir mas fondo quienes somos, como actuamos, como reaccionamos ante diversas situaciones y de que manera tratamos de resolver nuestros problemas.

     Con la meditación nos sumergimos en una concentración mental muy fuerte y podemos aislarnos del mundo exterior. De este modo, evitamos que nos afecten los factores externos, tales como el ruido, la temperatura, la iluminación, entre otros. También podemos concentrarnos en algo que nos interese, como puede ser, encontrar la solución a un problema. Normalmente, los factores externos nos distraen y afectan nuestros pensamientos, muchas veces causandonos estres y evitando que pensemos con claridad, lo que dificulta hallar la solución buscada. Pero meditando, nos deshacemos de esos factores externos y podemos enfocarnos en el problema que queremos resolver, de manera que nuestra mente trabajará exclusivamente para hallar dicha solución, lo que aumenta grandemente la probabilidad de que tengamos éxito.

     Meditar es saludable, nos ayuda a eliminar el estrés y hasta notamos mejora en la circulación sanguínea, ya que meditar implica respirar calmada y profundamente, lo que además, es una ayuda para las vías respiratorias y para oxigenar nuestro cerebro. Tambien se relajan todos los músculos y podemos apreciar una sensación de bienestar, no solo físico, sino también mental.

     Según creen algunos, meditar frecuentemente nos hace ser mas inteligentes. Sea o no cierto, es un hecho que meditar solo nos da resultados positivos, no nos cuesta nada hacerlo y podemos hacerlo casi en cualquier parte, aunque en un principio, hay que acostumbrarse a concentrarse y olvidarse de todo lo exterior, pero se logra con práctica.

     Les invito a que prueben un poco de meditación y comprueben sus beneficios. Lo que ayude a mejorar nuestra vida, debemos recibirlo con los brazos abiertos. ¡Además es GRATIS!


La cruda verdad

     Estuve viendo la comedia romántica titulada "La cruda verdad" (The Ugly Truth). En esta película se presenta a una mujer que no es para nada entregada al romance, sino, que basa su "búsqueda del hombre perfecto" en una lista de condiciones que deben ser cumplidas al pie de la letra. Por la otra parte, se presenta a un hombre muy controvertido y que asegura conocer todas las crudas verdades acerca de las relaciones y de como es que realmente funcionan.

     Lo cierto es que esta comedia resulta interesante si nos ponemos a hacer comparaciones con los casos de la vida real que hayamos podido conocer, ya sea por experiencias propias o por lo que nos han contado amigos y conocidos.

     Para mí sería poco objetivo ponerme a juzgar a quien darle la razón, pues de alguna manera terminaría favoreciendo la cáusa masculina, que es la que represento, aunque intente ser neutral. Sin embargo, lo que pretendo no es juzgar, sino, exponer un poquito sobre esa "lista de condiciones del hombre perfecto" que algunas mujeres (MUCHAS), suelen utilizar al evaluar posibles romances.

     Se trata de que las mujeres que se apegan a su lista, exigen que el hombre cumpla una serie de requisitos, para ser calificados como aceptables, pero tras conocer mas respecto a este sistema de evaluación, notamos que no hay conclusiones consistentes. Con esto lo que quiero decir, es que una mujer tiene una clara definición de su hombre perfecto y las condiciones que lo definen como tal, así que cuando tiene un posible candidato y este cumple con la mayoría de las condiciones (creo que sería imposible cumplirlas todas, ya que suelen ser condiciones utópicas), la mujer acepta iniciar una relación para conocer mejor al candidato, pero no tarda en poner a prueba, no las condiciones que su candidato cumplía, sino, las que NO cumplía, aunque suene ilógico y de hecho, por mas que lo he meditado, discutido con amigos y con amigas, la verdad es un dilema que no he podido comprender nunca, pero que pienso que tampoco vale la pena intentar entenderlo. Son esas mujeres quienes deberían entender el por qué lo hacen de esta manera. Sobretodo, que si un hombre cumpliera al pie de la letra con todas sus condiciones, luego sienten que es "demasiado perfecto" y simplemente lo descartan.

    El hombre, por el contrario, es exageradamente simple y hasta un poco vacío en su criterio a la hora de abrirse a una relación, pues por lo general no utilizamos ninguna lista de condiciones. Basta conque una mujer nos guste y ya es razón mas que suficiente, al menos para un inicio, luego de iniciada la relación, existen diversos criterios, pues contrario a las creencias feministas, no todos los hombres somos iguales (Asi como las mujeres son bastante distintas entre ellas). Pero en general, casi siempre buscamos sentirnos aceptados y necesitados, aunque sin llegar a sentirnos controlados o manipulados, combinación que al parecer es muy dificil de conseguir.

    Quizá necesitariamos preguntar al dr. Freud para que nos arroje luz sobre este tema, porque esto esta mas allá de nuestros conocimientos sicológicos. Por lo pronto, me parece que las mujeres suelen exigir cualquier cosa que el hombre no tenga, en lugar de valorar lo que si tiene y que quiza seria mas de lo que ellas necesitan. Por parte del hombre, quizá deberiamos aumentar nuestro criterio para con las mujeres, pues el hecho de ser tan simples, da cavida a que las mujeres aumenten su ego y nos exijan tanto.

     No se si esta sea la cruda verdad, ya que es una simple y modesta opinión y no un análisis sicológico. Pienso que simplemente no existe el hombre perfecto, pues todos tenemos aspectos negativos (algunos mas que otros), de igual manera que tampoco existe la mujer perfecta, pues para complicar las cosas, las mujeres suelen tener criterios cambiantes y si en un momento algo parecía bueno, mas adelante puede ser visto como malo, así que lo único que podemos hacer es buscar la mayor aceptación posible de manera que podamos llegar al equilibrio y dejar de basarnos en juzgar lo negativo, pues siempre existirán cosas negativas y si nos basamos solo en ellas, nunca encontraremos la relación ideal y perderemos las cosas positivas que podrían darnos la satisfacción que realmente buscamos.


Reflexión: Lo que buscamos en nuestra vida

     Quizá sigamos una brújula que nos indique el norte de nuestras vidas, pero quizá no queremos realmente ir hacia el norte. Casi siempre nos planteamos, aún inconscientemente, algún objetivo que representa lo que queremos conseguir como máximo logro. Eso es lo que vendría representando nuestro "norte", sin embargo, ¿nos detenemos a reflexionar seriamente respecto a eso? Me hago esa pregunta porque si pensamos dedicar todo nuestro esfuerzo durante muchísimo tiempo por alcanzar un objetivo, al menos deberíamos estar convencidos que realmente tras lograr alcanzarlo, tendríamos la plena satisfacción y felicidad esperada.

     Muchas personas se plantean objetivos materiales, como por ejemplo, una casa propia. Este caso, similar a muchos otros, hace que hagamos un contrato a largo plazo con alguna entidad financiera, como algún banco. Generalmente estos son préstamos hasta a 20 años. Significa que por los siguientes 20 años, estaremos haciendo esfuerzos y sacrificios para cumplir con el acuerdo, lo cual, como se ve muy frecuentemente, nos va quitando la alegría del día a día, aparte del mismo hecho de saber que cuando por fin lleguemos a pagar el último monto adeudado, ya habremos pasado quizá lo que debieron ser los mejores años para disfrutar la vida y que no pudimos disfrutarlos como debimos, por estar dirigiéndonos a ese norte que nos planteamos antes.

     Reflexionar sobre esto es importante, pero a la vez puede resultar frustrante, dado que en cierto modo, nos gusta no tener que pensar en nuestro futuro lejano, aunque nos metamos en acuerdos a muy largo plazo.

     ¿Que ocurre cuando descubrimos que luego de alcanzar algún objetivo, realmente no nos satisface? Si el objetivo se alcanzó en poco tiempo, simplemente nos planteamos otro, pero si tardamos toda una vida, ya no habría marcha atrás.

     Lo de la casa era solo un ejemplo, pues todos queremos tener la nuestra, de la manera que sea. Lo que no deberíamos es ponernos eso como nuestro "norte", porque evidentemente, si aplazamos lo que nos haría felices a un futuro lejano e incierto, perderemos todos esos momentos de felicidad, que podrían ser efímeros, pero que aún así podríamos disfrutarlos frecuentemente y no tener que esperar a que seamos viejos.

     Tal vez en lugar de guiarnos por una brújula que nos indique el norte, sería mejor un radar, que simplemente nos indique cuando estamos cerca de algo que deseamos, que nos gusta o que nos puede brindar algo de felicidad (o felicidad plena).

     El radar no tendría objetivos fuera de nuestro alcance, pues de estarlo, no aparecerían en su pantalla. De esta manera, todo lo que se muestre como un objetivo, podremos tener certeza de que podríamos alcanzarlo en un margen de tiempo aceptable.

     Esto no quiere decir que no debamos tener planes a largo plazo, simplemente intento sugerir que aprovechemos cada momento posible, mirando las cosas pequeñas en nuestra vida y no enfocarnos exlusivamente en lo grande que algún día quisiéramos alcanzar.

     ¡La vida es ahora!


EGO: El león en el espejo


     EGO: Algo conocido como el estado mental en el que valoramos o sobrevaloramos nuestro propio YO, en ocasiones llegando a creer que somos mucho mas de lo que podemos ser.

     Algunos individuos, tienen un ego tan grande que miran a los demás como si fueran inferiores y por tanto, suelen tratarlos con desprecio o indiferencia. Es un orgullo que va cegando a quien lo tiene, pero que no solo puede hacer daño a los demás, sino, que lentamente va aislando al individuo hasta apartarlo de quienes pensaba que no necesitaba, pero que tarde o temprano, se dará cuenta que no estaba en lo correcto.

     El ego que te aparta hasta de quienes se preocupan constantemente por tí, es el responsable de que no puedas disfrutar a plenitud la vida, dado que el ego no te deja ver lo simple ni disfrutar pequeñas cosas. Siempre pensando que estás por encima de cualquier situación, con un exceso de seguridad en tu propia persona, que desde otro punto de vista, se mira como altanería, algo no bien visto por la mayoría, aunque desgraciadamente, siempre hay quienes lo "soportan" y al hacerlo, alientan tu ego a seguir omnipresente y a que lo mantengas vivo, dándote la sensación que realmente eres "superior" a los demás.

     Resulta que luego de andar por ahí con aire de superioridad, descubres que has dejado pasar mil oportunidades de llenar tu vida; que la felicidad que buscabas, realmente estaba en alguno de los "inferiores" que dejaste de lado en tu camino; o que esas pequeñas cosas que consideraste demasiado simples como para hacerlas, eran las cosas que realmente te gustaban y que era lo que en verdad querías hacer.

     El ego, que tanto te acompañó y que ni te dabas cuenta, cuando por fin te golpea la soledad, no vendrá a consolarte ni a darte consejos, simplemente te dejará que resuelvas tus problemas por tu cuenta, pues es justamente la actitud que mostrabas con los demás. Quizá se trate de una venganza del destino o algo así, pero no es malo que esto ocurra. Es bueno probar en carne propia lo mal que pudimos hacer sentir a quienes nos rodeaban y darnos cuenta que nuestro ego nos llevó a creernos ser leones cuando solo eramos gatos.

    No dejemos que el ego se adueñe de nuestra felicidad, analicemos mejor nuestras vidas y si notamos cualquier indicio altanero que esté presente, cortemos de inmediato y busquemos la manera de estar en paz con todos y reconocer, a quienes lo merezcan, que a nosotros también nos importan y que también nos preocupamos por ellos. Disfrutemos las pequeñas cosas, sin importar lo simples que sean. No existe una necesidad real de aparentar o pretender ser quien no se es. ¡Sé tú mismo!


El mundo en nuestras manos

     El planeta que habitas y explotas, casi siempre sin responsabilidad ni medida. El mismo que consideramos nuestro hogar, pero que a diferencia de un hogar, no mantenemos en las condiciones óptimas que amerita. Ese planeta que nos mantiene a todos, pero que todos tenemos en nuestras manos, ese es el planeta que llamamos "Nuestro mundo" y que ya es tiempo que nos dediquemos a entenderlo y tratarlo como hace mucho debimos hacerlo.

    Hasta llegar la raza humana, todo el planeta vivía una especie de ciclo armónico que permitía que toda la vida en la tierra mantuviera un equilibrio natural, solamente alterado mediante fenómenos naturales, los cuales, podría decirse que incluso ya eran parte de esa armonía.

     Pero la llegada del ser humano siempre deja su huella. Nuestra superioridad de inteligencia, nos lleva, irónicamente, a actuar de manera egoísta y a romper la armonía de todo un planeta, para satisfacer nuestras necesidades inventadas.

     En un principio, el hombre se adaptaba a la tierra, igual que el resto de las especies, pero a medida que crecía su conocimiento e intelecto, fué pensando en que no había por que actuar considerando las consecuencias de sus actos, pues todo el mundo estaba ahí para su explotación. Ahí es donde empieza a ser irresponsable y a ignorar que el planeta es de todos los seres vivos y no solo del ser humano. Esto, sin mencionar que ese egoísmo, incluso se manifiesta dentro de la propia raza humana, donde se subdivide en grupos sociales basados en el poder adquisitivo (ricos y pobres).

     Hasta hace años, creímos que nuestras acciones solo podían afectar las especies animales (sin incluir al ser humano) y la flora, hasta que en las últimas décadas, descubrimos que estamos afectando al planeta completo y por consiguiente, afectamos nuestra propia raza (sin diferenciar ricos de pobres).

     La falta de conciencia es gran parte del problema, pero también lo es la falta de acción, pues conservar el planeta no solo es responsabilidad de todos, sino, una necesidad para la continuidad de toda la vida que existe en el planeta.

    Tenemos al planeta en nuestras manos. Depende de nosotros y nuestra "inteligencia superior" el que la vida siga siendo lo que es hoy, pues si no tomamos conciencia y actuamos, la continuidad de la vida se verá comprometida, sobre todo la nuestra, ya que tenemos mas dependencias de las que podemos imaginar y los grandes cambios que podrían producirse, nos afectarían y cambiarían permanentemente, quizá hasta nuestra extinción.

     Nuestro principal problema es nuestro ego, y esa seguridad de que nada puede amenazar nuestra existencia. Ojalá y esas no sean las cáusas de nuestra perdición.


Vampiros de la mente

     No vamos a hablar de los vampiros que se chupan la sangre de seres humanos, ya que de esos hablan bastante las películas, que ya son muchas las que se han hecho. Vamos a referirnos a otro tipo de vampiros: Los vampiros de la mente.

     Por vampiros de la mente no me refiero a que son imaginarios, sino, que en lugar de chupar sangre, nos chupan las ideas, razonamientos y hasta nos dejan secos de sentido común. Estos vampiros no solo salen de noche, están cazando a cualquier hora, sin que la luz solar les irrite la piel, sin que el ajo los repela, sin que el agua bendita los evapore y sin que los crucifijos los ahuyenten. Son omnipresentes y poseen un poder aterrador, aunque están diseñados de manera que no provoquen miedo y asi les permitamos que se nos acerquen sin resistirnos.

     Desde que se conformó lo que conocemos como sociedad moderna, ha existido una gran lucha por el CONTROL. Se han ideado muchos mecanismos de control, de manera que las masas de personas estén siempre donde "deben" estar. Con el tiempo, las técnicas represorias fueron perdiendo popularidad, dado que cada día eran consideradas mas brutales y atentaban con un "invento" llamado DEMOCRACIA, que en resumen no es mas que otro mecanismo de control, pero ya este es uno muy bien elaborado y que merece al menos un artículo completo para describirlo.

     Luego que las técnicas represorias, en la manera directa como se aplicaban, fueron quedando algo obsoletas o al menos catalogadas como impopulares, se idearon medios de control mas sutiles y a la vez mas funcionales. Se pasó al control mental, de manera que en lugar de obligar a las masas a que se mantengan controladas, se les persuade para que "voluntariamente" se encierren en una burbuja protectora (¿que los protege de quién? ¿de ser libres y pensar con mente propia?). Aquí es donde intervienen los vampiros de la mente, que hoy día ya son varios y funcionan de manera prácticamente autónoma.

     Los medios de comunicación, principalmente la TV, representan los vampiros mas poderosos. Hoy día la TV se chupa la mente de millones de personas alrededor de todo el planeta sin que la mayoría lo note. Casi nadie se pregunta dónde fue a parar la sed de conocimiento que nos diferencia a los humanos (que razonamos), del resto de los animales (que no razonan). La gente se conforma con pasarse el tiempo viendo telenovelas, en su mayoría con una trama reutilizada y un final mas que predecible. Los famosos reality shows, que es difícil llegar a comprender la gran aceptación que han tenido, ahora está a todas horas y cada día consiguen mas y mas adeptos. La TV por sí sola, es un vampiro que va consumiendo la mente hasta que ya mucha gente vive según los horarios de la programación diaria de los shows que les gustan. Ya llegados a ese extremo, quienes manejan ese vampiro, tienen poder absoluto sobre la mente de las "víctimas". De esta forma, ese vampiro funciona como un mecanismo de control mental tan eficiente, que hay que darle crédito a los manipuladores que lo emplean.

     La prensa escrita es otro de los vampiros que caen dentro del clan de los medios de comunicación. Si algo sale en el periódico, la gente lo cree sin cuestionar, por lo que ese es un vampiro eficiente en su función, aunque se disfrace de un ayudante de la sociedad.

     Otro vampiro de la mente, pero que no pertenece al clan de los medios, es el "boca a boca", y no estoy hablando de besos, sino, de un vampiro que entra en los grupos sociales y pone a correr la voz de un rumor, luego ese rumor se va pasando de boca en boca hasta cubrir toda una población. Al final, queda una población creyendo en el rumor o al menos con una duda sembrada en su mente, lo cuál ya indirectamente obliga a las personas a dedicar tiempo pensando en el rumor y olvidarse de cualquier idea individualista que pudieran tener.

     El capitalismo es quizá el que mas "contrate" vampiros de la mente, logrando que las personas cambien su vida para dedicarlas 100% al dinero, persiguiendo sueños inalcanzables (salvo un golpe de suerte, como la lotería). También las religiones tienen que recurrir a estos vampiros, porque las sociedades van constantemente buscando nuevas creencias y es difícil mantenerlos firmes en una misma creencia.

     No nos damos cuenta, pero en nuestro diario vivir, los vampiros de la mente siempre están al acecho, evitando que pensemos con mente propia y asegurándose de que siempre estemos formando parte de la manada y que no nos individualicemos ni tengamos ideales propios. Para el control, se usarán las técnicas mas sutiles primero, si esto falla, se recurrirá a la represión que sea "necesaria" para lograr mantenernos en el tan preciado control total.

     La mejor forma de evitar los vampiros de la mente es, primero que nada, reconocerlos cuando los veamos, luego de reconocerlos, evitarlos lo mas posible y cuando no es posible evitarlos, siempre conservar un criterio propio y firme para no dejar que nos chupen la mente, el único lugar donde realmente somos libres e independientes, hasta que nos ataque un vampiro.


Libre para ser esclavo

     Libertad, una palabra tan apreciada en el mundo, amada por quienes la poseen, deseada por quienes la perdieron, soñada por quienes no la conocieron. Pero ¿que significa realmente LIBERTAD?

     "Se suele considerar que la palabra libertad designa la facultad del ser humano que le permite decidir llevar a cabo o no una determinada acción según su inteligencia o voluntad"

     Tú que estás leyendo esto, seguramente perteneces a una sociedad libre y te sientes en libertad, pero realmente ¿sabes para qué eres libre? Ojalá no seas libre para ninguna de las siguientes condiciones:

  • Libre para no atreverte nunca a cruzar una frontera
  • Libre para nunca intentar ser quien quisiste ser
  • Libre para nunca escalar esa montaña que viste en un libro
  • Libre para nunca expresar tus ideales
  • Libre para vivir con miedo al fracaso y por tanto, nunca arriesgarte
  • Libre para dejar que otros decidan tu vida por tí
  • Libre para ser indiferente al mundo
  • Libre para permitir que el gobierno haga con tu país lo que desee sin oponerte
  • Libre para pensar en tu propio bienestar y echar al diablo el bienestar de tu pueblo
  • Libre para ser cobarde
  • Libre porque crees que lo mereces
  • Libre para no apreciar la libertad
  • Libre para ser egoísta
     Esta lista podría extenderse por mil líneas mas, sin embargo, mi punto simplemente era mostrar que quizá todos somos libres, pero solo para ser esclavos de nosotros mismos. Una libertad tan llena de condiciones que es como una prisión natural. Una libertad que se compone de simples teorías: "Soy libre porque puedo ir donde desee, puedo hacer lo que desee, puedo..."

    ¿Es esa la libertad de la que tanto presumimos? Quizá deberíamos presumir menos y actuar distinto para que pasemos de una libertad en "teoría" a una libertad mas verdadera.


Algo termina justo donde lo nuevo empieza

     Ya estrenamos año y estamos de vuelta, ahora con nuevas espectativas y deseando nuevas ideas que nos lleven a conseguir la vida que deseamos.

     Un año que llega, un año que se va, algo termina justo donde lo nuevo empieza. Es un ciclo que se repite y se repite, pero que no siempre sabemos aplicar a nuestras vidas. Nuestra vida está siempre llena de cambios, lo cual es bueno ya que nos mantiene la mente activa. Si no sufrimos cambios, terminamos aburridos de la vida, pues el ser humano no está concebido para estar estancado.

     Aprovechemos el inicio de este nuevo calendario para plantearnos los cambios que queremos hacer en nosotros, pero siempre recordando vivir cada momento en lugar de centrarnos en alcanzar los objetivos que nos planteamos. Lo importante no es como empieza ni como termina una etapa, lo importante de verdad es como se vivió durante dicha etapa.


     Ya seguiremos viendo estos temas mas adelante, por ahora sigamos disfrutando los días libres que quedan, que pronto estaremos de vuelta a la rutina (cosa que esperamos cambiar), pero seguiremos repartiendo ideas que despierten el uso del Sentido Común y nos ayuden a mejorar lo mejor que tenemos: La vida.