Te amaré por ¿siempre?

El tiempo es una imagen móvil de la eternidadPlatón

Te amaré por siempre

     Es mas común de lo que debería, escuchar que una pareja de enamorados se prometan amarse para toda la eternidad. Mientras están enamorados parece como si dejasen de lado todo lo que les rodea, ignorando no solo las cosas que giran a su alrededor, sino también, ignorando los desafíos futuros que tendrán al unirse en convivencia.

     Creo que si analizamos, aunque sea superficialmente el concepto de eternidad, veremos que se define como una existencia mas allá del tiempo. Significa esto que prometerle a alguien que se le va a amar por toda la eternidad, es una promesa demasiado pretenciosa, al menos en mi opinión.

     Me he planteado la interrogante siguiente: ¿Como puedo prometer algo en un futuro desconocido, si no tengo idea de como será ese futuro (de ahí que sea desconocido)? Si bien es cierto que podemos prometer que haremos algo específico mañana, la semana siguiente, en un mes, o incluso en algunos años, lo que serían promesas que sí podemos cumplir en un futuro cercano. Pero este futuro tiene límites establecidos en el tiempo. Son esos límites los que nos permiten cumplir esas promesas. Cuando lo echamos a perder es cuando eliminamos esos límites, pues al hacer la promesa de Amor eterno, estamos planteando una promesa incumplible desde su planteamiento, es decir, ¿cómo podremos llegar a una meta que tiende al infinito?

     La realidad nos demuestra que estas promesas incumplibles son el fruto de un error que muchos cometemos en la vida: Establecemos una vida en convivencia por las causas incorrectas.

     Estoy de acuerdo en que cada uno debería tener una pareja en la que apoyarse y a la que apoyar. El problema es que normalmente las parejas se deciden unir basándose en que están enamoradas. Lamentablemente, en ese estado el ser humano no ve el mundo como es, solo ve la perfección en todo cuanto le rodea. Esto crea un ambiente fantástico en el que nuestra vida parece perfecta y nos atrevemos a creer que mientras nos amemos, todo será así por siempre. De ahí es donde nace la maravillosa oferta de Te amaré por siempre. Luego de la unión eterna es cuando al fin se logra aterrizar al mundo real. Ahora vemos que la perfección imaginaria no es sostenible y que se va deteriorando en el tiempo. Las diferencias cada vez se pueden acentuar mas, sumándose los distintos problemas, como las finanzas negativas, intromisiones de familiares y amistades, cualidades negativas de nuestra pareja, que antes no veíamos por estar ciegamente enamorados. En fin, se podría incluso demostrar que unirse por el hecho de estar enamorado, es la causa mas incorrecta de todas.

     Si en lugar de unirnos por estar enamorados, fuéramos mas objetivos y analizáramos las variables del mundo real, tal cual son en verdad, eliminando esa máscara de perfección y aceptando los defectos del otro. Contemplando que cuando se presenten dificultades económicas, es responsabilidad de ambos el buscar solución. Previendo que una unión significa un nuevo núcleo familiar, por lo tanto, nuestros familiares ya no deben incidir para nada en nuestras decisiones (que normalmente lo hacen por bien, pero casi siempre terminan minando la relación, por lo que es mejor prescindir de sus “opiniones”). Si el amor carece de sentido común, entonces debemos plantearnos mejor el tema antes de tomar una decisión para la eternidad.

Tal como un día oí decir, es mejor para convivir, comprender más y amarse menosAnthony Ríos