Donante de órganos

      La imagen al lado es una que no nos gusta ver, al menos, no desde ese punto de vista. Todos intentamos evitar un quirófano mientras vida tengamos. Pero ¿qué ocurre cuando ya no tenemos vida? Es decir, si por las cáusas que sean, perdemos la vida, ¿deberíamos seguir teniendo miedo?

     La pregunta, algo sarcástica, la hago por el hecho de que aún sabiendo que si morimos, nuestro cuerpo ya no nos servirá de nada, se nos hace tan difícil pensar en hacernos donantes de órganos, que parece como si tuviéramos la esperanza de poder volver a utilizarlo mas allá de la muerte.

    Las respuestas al por qué nos negamos a donar nuestros órganos pueden ser muchas, pero entre ellas se encuentran algunas de caracter religioso y hasta esotérico. Muchas personas piensan que si existe la rencarnación, reutilizarían su mismo cuerpo, lo cual parece algo absurdo, pues es un hecho que nuestro cuerpo lo primero que hace es descomponerse y en poco tiempo toda nuestra carne y tejidos habrán desaparecido y solo quedarán los huesos. Al parecer, este hecho no es aceptado por todos.

     Otra de las creencias es que en el "día del juicio", quienes hayan muerto, resucitarán, y por algún motivo, el cuerpo debe estar completo, lo cual es casi lo mismo que el caso anterior, ya que de todos modos, donemos o no donemos nuestros órganos, de todos modos se van a desintegrar, a menos que coincida nuestra muerte justo con el "día del juicio".

     Creo que tambié influye la falta de consciencia de la sociedad, sea por falta de informaciones, que realmente no se informa nada al respecto, y también por la falta de solidaridad, ya que vivimos en una sociedad cada vez mas egoísta y todos pensamos solo en nuestros propios intereses.

     Me parece que deberemos empezar por dar a conocer el tema de una manera que todos lo entendamos, porque hay que reconocer que al menos en los países latinoamericanos, si preguntas a cualquier persona acerca de que debe hacer para hacerse donante de órganos, no sabrá que responder. En el mejor de los casos, dirá que vayas al hospital a averiguarlo. Tampoco sabemos cuales órganos podemos donar al morir y como serían utilizados (bajo que sistema se asignarían a los necesitados).

     Veamos una imágen que ilustra de mejor manera todo lo que podría utilizarse de nuestro cuerpo cuando nosotros ya no estemos "disponibles" para usarlo:


     Espero que esto sirva al menos para despertar algo de curiosidad en lo mas profundo de nuestras conciencias y que por lo menos contemplemos la posibilidad de hacernos donantes, claro, luego de conocer los detalles que todavía desconocemos y que si no lo investigamos, dudo que nuestros gobiernos se preocupen por darnos a conecer (como entiendo que deberían).



0 comentarios:

Publicar un comentario